1, Mayo 2014

Cerca de 30 productores en día de campo del Programa Leña de calidad para Aysén

En la actividad se detallaron los avances del programa que desarrollan CONAF e INDAP, con fondos del Gobierno Regional, para aportar al proceso de descontaminación.

Con alrededor de 30 pequeñas productoras y productores, en el predio de la familia Almonacid Chacano del sector Cerro Rosado –a 35 kilómetros de Coyhaique-, se realizó un encuentro entre productores y el equipo del Programa Leña de Calidad para Aysén.

El programa es desarrollado por el Ministerio de Agricultura, a través de CONAF e INDAP, con recursos del Gobierno Regional de Aysén por 1.200 millones de pesos, orientados a fortalecer la calidad de la producción de leña, como una manera de aportar al proceso de descontaminación de los principales centros poblados.

La elaboración de los planes de manejo forestal gratuitos está a cargo de la ONG Forestales por el Desarrollo del Bosque Nativo, que coordinó la realización de este Día de Campo para abordar temas como interpretación de planes de manejo, selección de árboles, madereo y secado de leña, costos de producción, incentivos de la Ley de Bosque Nativo y estrategias de diversificación para la comercialización.

El director regional de CONAF, Leonardo Yáñez Alvarado, indicó que este programa ha permitido ha permitido entregar herramientas a los productores para potenciar el rubro pero también cuidar el recurso. “Lo que más me ha motivado es que los agricultores han ido entendiendo de a poco la importancia de manejar el bosque, dado que ellos piensan que éste es un bosque que debe servirles para toda la vida. Entonces, le están dando un sentido de largo plazo, de largo aliento, y han entendido lo que significa manejar el bosque en el sentido que, junto con intervenirlo, están ganando plata”, detalló.

Juan Almonacid Soto, anfitrión del encuentro, valoró la posibilidad de dialogar sobre la producción y abordar aspectos como la comercialización. “Simplemente hay muy poco en el mercado, porque no habíamos tenido la posibilidad de haber conversado, como ahora, con un equipo grande de funcionarios, porque podemos ser buenos para la motosierra, buenos para trabajar en el bosque pero si no tenemos un buen mercado para vender nuestros productos vamos a estar ahí no más”, puntualizó.

A la fecha cerca de 145 pequeñas y pequeños productores están incorporados al proceso de elaboración de planes de manejo forestal que contempla la primera parte del programa, que se complementa con la construcción de galpones e incentivos al secado a usuarios de INDAP, asesoría técnica y capacitaciones.