25, Enero 2016

Nueva ley de quiebras permite afrontar persistente alta tasa de endeudamiento en el país

20160125_111746[1]

“Nuestra sociedad tiene que reconocer que las deudas son la expresión de un sistema que da un valor superior al consumo”, afirmó seremi de Economía de Aysén, Mark Buscaglia.

La alta tasa de morosidad de las familias chilenas convierte a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SIR) en una alternativa concreta ante el sobreendeudamiento de la población. Según cifras del Banco Central el 73,3% de las familias chilenas posee una deuda, mientras que de acuerdo a un estudio de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), la deuda promedio de un chileno con sueldo de unos $500 mil es 13,4 veces mayos que sus ingresos.

Frente a este panorama una de las grandes novedades de la nueva Ley de Insolvencia y Reemprendimiento (N.° 20.720), que entró en vigencia el 09 de octubre de 2014, consiste en que las personas naturales pueden renegociar sus deudas con sus acreedores. De lo contrario, la normativa considera una ejecución expedita y simplificada de sus bienes para el pago de sus pasivos. “Nuestra sociedad tiene que reconocer que las deudas son la expresión de un sistema que da un valor superior al consumo, incluso de artículos y bienes y servicios que en algunas oportunidades en nada aportan a la felicidad de la persona o la familia; es la deuda entonces una manifestación del sistema, y si es así ¿Cómo condenar a la ciudadanía, a los trabajadores?”, se preguntó el seremi de Economía, Mark Buscaglia.

“Es por esto que nuestro Gobierno ha impulsado esta nueva ley, para entregar a las personas una nueva oportunidad y ayudar a levantarse a quienes han vivido abrumados por sus altas deudas. En este sentido la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento se convierte en una ayuda flexible, moderna y oportuna”, añadió el jefe sectorial.

Según un informe de Equifax y de la Universidad San Sebastián, a septiembre de 2015 se contabilizaban más de 10,9 millones de personas deudoras, de los cuales 3,7 millones eran deudores morosos. Esta cifra implica un crecimiento de 18% de los deudores morosos en relación al año anterior. “En Aysén las cifras demuestran que las personas prefieren hacer frente a sus deudas que liquidar sus bienes y perderlos. Eso es justamente lo que ofrece el Procedimiento de Renegociación facilitado por la Superintendencia, que la persona tenga una instancia para renegociar con sus acreedores”, añadió Tamara Villegas, abogada representante de la SIR en la región de Aysén.

“Esto beneficia tanto a los deudores como a los acreedores, porque un deudor que responde ante sus deudas antes de buscar la liquidación de sus bienes, es reconocido por el mercado y le permite continuar en él como sujeto de crédito responsable”, agregó. Villegas detalló que en el sitio en internet www.superir.gob.cl las personas interesadas pueden informarse acerca de los requisitos para acceder a los procedimientos y los antecedentes que deben acompañar. También pueden hacerlo en dependencias de la Seremi de Economía, ubicada en avenida Francisco Bilbao 425 2° piso, Coyhaique; o en los teléfonos 067-2233414 / 52299253.

Como balance nacional, a diciembre del 2015 se habían celebrado 1.725 audiencias en las que participaron deudores y acreedores avalados por la Superintendencia. En éstas se llegó a acuerdo en un 92%. Mientras que 664 procedimientos terminaron, con un tiempo de tramitación promedio de 70 días, plazo menor a los estimado en la Ley N° 20.720.