15, Noviembre 2016

“Rendir la vida si fuese necesario”

carabineros

“Gracias a los que velan desvelándose, ustedes sin saberlo, son los guardianes de nuestros sueños y la conciencia de la ciudad”, fueron las expresiones que una vez rubricó en un libro de guardia de un cuartel de la IV Región, la poetisa y Premio Nobel del Literatura, Gabriela Mistral.

Dicho testimonio se ha revitalizando este fin de semana a través de diversas manifestaciones de aprecio y respeto por parte de la comunidad, tras la triste partida de dos carabineros de dotación de la 1ra. Comisaría de La Serena.

Se trata del Sargento 2do. Hans Knöpke Briones y el Carabinero Luis Díaz Manríquez, quienes ofrendaron su vida en defensa del orden y la seguridad, convirtiéndose en los mártires, 1.186 y 1.187, quienes sin saberlo han pasado a engrosar las filas de nuestra Institución.

Tan lamentables y tristes hechos, nos acongojan, pero no nos inmovilizarán, sino que nos llenan de valor y energía para continuar nuestro diario trabajo, brindando seguridad y protección a cada ciudadano en cada rincón de nuestro extenso territorio.

Rendir la vida si fuese necesario, es el juramento de servicio que realiza todo carabinero, como expresión de un acto heroico, valiente y engalanado de los más sublimes principios y valores doctrinarios que inspiran nuestro actuar, en defensa, resguardo y protección de la comunidad, a quienes nos debemos.

Uno de nuestros carabineros fallecidos contaba con 17 años de servicio y el segundo funcionario con tan solo un año de servicio a la patria.

El primero de ellos registra dos felicitaciones, una por rescatar a un menor en un lago, otras por destacados procedimientos operativos llegando a arriesgar la vida en la detención de tres delincuentes.

Lamentablemente, sus vidas han quedado truncadas la tarde del viernes tras el accionar de seis delincuentes -entre menores y adultos- que totalizan más de 20 detenciones, seis de ellas en lo que va de 2016, en tanto que uno de los aprehendidos hacía sólo dos días había sido detenido por receptación.

Es a través de estas actuaciones individuales –como muchas del día a día- que damos cuenta del cumplimiento de nuestro rol y misión, contribuyendo a la construcción de una sociedad más segura y mejor.

Son nuestros Carabineros, quienes ayer y hoy, anteponiendo intereses colectivos por sobre los personales, actúan con dedicación, eficacia, profesionalismo, vocación, patriotismo y entrega, dando lo mejor de sí en cada amanecer, velando por la seguridad y tranquilidad aportando al desarrollo, haciendo de Chile cada día un mejor país.

Carabineros forma parte del ADN colectivo, cuyo reconocimiento y valoración ha trascendido las fronteras de nuestro país.

Ser Carabinero es convertirse en un profesional al servicio de la comunidad, velar por la tranquilidad de la ciudadanía en su diario quehacer y en el descanso reparador, junto con mantener vivo el espíritu solidario que inspiran las acciones y el valor de cada hombre y mujer que conforma esta noble Institución.

Frente a tan lamentables acontecimientos, Carabineros hace llegar sus más sinceras condolencias y sentimientos de pesar a familiares y amigos de los funcionarios caídos en actos del servicio, junto con respaldar y reconocer el sacrificio, profesionalismos, entrega y compromiso con que los más de 60 mil hombres y mujeres que visten este verde uniforme dan lo mejor de sí en defensa del orden y la seguridad.

Son los Carabineros, los artífices de nuestros logros y los depositarios de la fe y la confianza pública, quienes ayer y hoy seguiremos siendo los Carabineros del Chile de todos.