3, Julio 2017

Senador Walker valoró indicación que establece que Parques Nacionales no podrán ser modificados o ser desafectados por actos administrativos

IMG-20170703-WA0016

Como un gran paso calificó el Presidente de la comisión de Medio ambiente del Senado, Patricio Walker, la aprobación de una indicación al proyecto que crea el Servicio de la Biodiversidad y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, que establece que cualquier modificación de los límites o cualquier desafectación de un Parque Nacional, tiene que ser por ley y no por un acto administrativo, tal como se indicaba en el proyecto original.

Según el Senador, “una de las grandes aprensiones que había en el mundo ambientalista respecto de este proyecto de ley, es que inicialmente en lo que presentó el ejecutivo se permitía desafectar Parques Nacionales por vías administrativas, por decretos fundados, adoptados por determinados ministros y por la Presidenta de la República”.

Walker agregó que “los integrantes de la comisión le planteamos al gobierno que no estábamos de acuerdo con esa opción, y llegamos a un acuerdo, el que se materializó con la aprobación unánime de una indicación que presenté al proyecto de ley y que fue acogida por el ejecutivo, que establece que cualquier modificación de los límites o cualquier desafectación de un Parque Nacional, tiene que ser por ley y no por un acto administrativo”.

“Con esto estamos dando cumplimiento a lo que establece la convención de Washington, la cual Chile firmó, por lo tanto creemos que esta votación es muy relevante para despejar fantasmas que algunos tenían en materia medio ambiental”, declaró el presidente de la comisión.

El parlamentario afirmó que “hemos avanzado mucho en la tramitación de este proyecto, el que apunta a fortalecer las políticas de Estado, para permitir que las Áreas silvestres protegidas, que muchas veces no tienen recursos o apoyo del Estado, puedan tener un estatus superior. Naturalmente también estamos permitiendo, a través de concesiones, que privados también puedan administrar áreas protegidas, con el objeto que exista conservación y se fomente el turismo, entre otros objetivos”.

El legislador aseguró que “le hemos seguido insistiendo al ejecutivo que es importante aumentar los recursos para el Servicio Nacional de la Biodiversidad y Áreas protegidas. En Costa Rica, por ejemplo, se invierten cerca de 30 dólares por hectárea, en otros países, siete u ocho dólares por hectárea, y en Chile, sólo un dólar por hectárea. Esto significa que muchas veces faltan guardaparques, faltan recursos para hacer trabajos de limpieza o de infraestructura´”.

Finalmente, Patricio Walker declaró que “este proyecto ha avanzado mucho, especialmente estableciendo la conservación ex situ, para tener una mirada eco sistémica de nuestro modelo de desarrollo sustentable, en base a una economía social de mercado, pero que sea muy exigente en cumplir estándares ambientales que nos permitan enfrentar el cambio climático de buena manera”.