10, Agosto 2017

Cámara Chilena de la Construcción valora esfuerzo municipal para potenciar el desarrollo urbano de Coyhaique

comunicado 1

La ordenanza municipal entrará en vigencia este 2017, eliminando los estacionamientos en vías estructurantes de la ciudad y cambiando el sentido de importantes arterias. En tanto, en marzo de 2018, se aplicará la medida en calles Simpson, Ogana y Baquedano.

No exenta de polémica ha estado la ordenanza dada a conocer por el municipio de Coyhaique que modifica el uso de algunas vías estructurantes de la ciudad, lo que permitirá, a juicio de la Cámara Chilena de la Construcción, CChC, ordenar la capital regional y hacer más amigable tanto para peatones como conductores, su habitabilidad.

El municipio de Coyhaique informó que la ordenanza N°13 de 2017, que dicta cambios de sentidos de tránsito y prohíbe estacionamientos, entrará en funcionamiento este 2017, exceptuándose calles Baquedano, Ogana y Simpson, cuyas modificaciones a petición de los comerciantes de la ciudad, comenzará a regir el 7 de marzo de 2018.

La ciudad de Coyhaique en los últimos 30 años no se ha caracterizado por un embellecimiento de su infraestructura, explica Pedro Staudt, arquitecto y presidente del comité de Contratistas Generales de la CChC, quien agrega sobre esta medida y las molestias que ha generado en algunos actores locales, que “pareciera como si la modernidad, la explosión del campo automotriz, la auto proclamación de la ciudad como capital turística y una estancada economía local, nos hubieran tomado por sorpresa haciendo evidente la falta de educación cívica necesaria para encarar estos cambios”.

Staudt, explica que los cambios que hoy se están informando a la comunidad, han sido ampliamente abordados en mesas de trabajo entre el gremio de los constructores y el municipio y si bien hoy son motivo de molestia, son una mirada de futuro respecto de la ciudad en que queremos vivir.

“Los cambios en las directrices de la ciudad deben ser constantes, visionarios y audaces, de manera de empapar al espíritu y despertar la imaginación de quienes deben invertir en una ciudad futura. Si como ciudad, no compartimos una visión macro de nuestra realidad, terminamos viendo estos cambios como una afronta a nuestro estilo de vida y nuestros derechos personales”, agrega Pedro Staudt.

Una de las principales problemáticas detectadas por el gremio en esta materia, ha sido el mal uso de las principales arterias de la ciudad como plazas de estacionamiento, situación que se registra en calles como Baquedano, Simpson y Ogana.

Finalmente, Staudt hizo hincapié en que la transformación orgánica de una ciudad es un trabajo diario “pero cada cierto tiempo es de suma relevancia enmarcar estas transformaciones dentro de un contexto que obedece tanto a una visión pre establecida de ciudad, como a la equidad de derechos de todos quienes la habitamos”, instando de esta manera a los ciudadanos a trabajar en conjunto por hacer de Coyhaique una urbe como la que merecemos.