28, Agosto 2018

Consejera Superior de la Universidad de Aysén Sol Serrano Obtienen Premio Nacional de Historia

consejo_superior_julio_2018 (40)

Por unanimidad el jurado compuesto por destacadas personalidades académicas, entregó el reconocimiento a la historiadora, convirtiéndose en la primera mujer en 44 años en recibir este reconocimiento.

La consejera superior de la Universidad de Aysén, Sol Serrano Pérez, fue destacada el pasado lunes 27 de agosto con el Premio Nacional de Historia 2018. Así lo informó la Ministra de Educación Marcela Cubillos, quien fue la encargada de comunicar a la historiadora nacional, la adjudicación de este importante reconocimiento, convirtiéndose de esta manera, en la primera mujer en recibir este premio.

La historiadora, que fue escogida por unanimidad por el jurado integrado por el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; el rector de la Universidad de Playa Ancha, Patricio Sanhueza; el representante de la Academia Chilena de la Historia, Alejandro Guzmán; y el Premio Nacional de Historia 2016, Julio Pinto, además de la secretaria de estado, quien a su vez, señaló que los integrantes de la comisión valoraron su aporte a la historiografía nacional en ámbitos relevantes, como la formación de Estado en el siglo XX, las trayectorias políticas e institucionales y la historia de la educación.

En este mismo sentido, el jurado también reconoció su aporte en espacios de impacto público y científico, como la Mesa de Diálogo en Derechos Humanos, el Consejo Asesor Presidencial para la Educación, la Comisión de Formación Ciudadana del Ministerio de Educación, el Consejo Nacional de Televisión y el Consejo de Fondecyt entre otros.

La notificación de la obtención de este importante reconocimiento, señala la Consejera Superior, llegó de la voz de la ministra de educación luego de una tarde de nerviosismo y espera. “Yo sabía la hora en que se iba a juntar el jurado, pero no sabía cuánto se podía demorar y uno sabe que si a uno la llaman en un plazo razonable puede ser y si empieza a pasar mucho rato no se lo sacó nomas, es una hora que no le deseo a nadie, porque la verdad es que estaba bien nerviosa, finalmente sonó el teléfono y era la secretaria de la ministra para decirme que quería hablar conmigo y yo ya sabía lo que era. Ella fue muy cariñosa y me anunció que el jurado había decidido darme el premio por unanimidad y me solicitó si podía ir al ministerio, llegué y pude agradecerles a todos los miembros del jurado, fue muy emocionante”.

¿Qué significa para usted recibir este reconocimiento?
Todo reconocimiento, humildad aparte, emociona, es motivo de mucha satisfacción. Pero lo que tiene para mí el premio nacional, es que es un premio que no es solo de los pares, no es lo mismo que un concurso entre historiadores, sino que es un reconocimiento del Estado de Chile y eso produce como un sentido de pertenecía a este país, que uno finalmente adora entonces ser reconocida así sentí que es un premio republicano, y si hay algo que me ha motivado en la vida es la historia de la república, es emocionante y que lo que uno ha estudiado tanto tiempo reciba un reconocimiento es doblemente emocionante.

¿Ser la primera mujer que lo recibe también tiene una connotación importante?
No quiero que parezca vanidoso, es un orgullo enorme por todas las mujeres porque la verdad es que cuando una mujer, cualquiera sea, en este caso me tocó a mí, abre un pequeño camino, somos todas las mujeres que hemos ganado un nuevo espacio y que después de 44 años se nombre a una mujer, para mí tiene un sentido de responsabilidad y de sentimientos de representarlas a todas, espero además estar a la altura.

Este premio es un reconocimiento a su trayectoria en el estudio de la historia ¿Qué es lo que más le gusta de la historia? ¿Qué es lo que más valora de su trayectoria ligada al estudio e investigación histórica?
Significa una forma de mirar, de pensar, que ha estado centrada en la historia de cómo hemos construido la democracia en nuestro país, cómo han sido estas relaciones, es un estudio de nosotros mismos, si la historia puede contribuir a esta comprensión de nosotros mismos, es un aporte, yo quisiera ser un aporte cívico, en lo personal creo que la historiografía es un aporte a la construcción de la comunidad.

Universidad de Aysén

Usted siempre ha estado ligada a la educación superior, con una amplia trayectoria académica, hoy además forma parte del Consejo Superior de la Universidad de Aysén ¿Qué significa para usted formar parte de este consejo?
Creo que es una iniciativa tremendamente interesante y pionera en la historia de Chile y en eso tenemos que estar muy juntos, una universidad, en un territorio como el de Aysén, que ha estado más lejano de los centros, tiene un gran sentido, tanto para la regionalización o la descentralización, pero quisiera, en el caso especial de Aysén, ligarlo a la internacionalización, porque el potencial que tiene Aysén tanto en sus recursos naturales, es muy grande y despierta un gran interés internacional, entonces junto con ser una universidad docente, hay que pensarla también como una universidad de investigación de muy alto nivel, porque el tipo de cosas que muchos pueden estudiar en Aysén son bien únicas, hay que hacer de aquello un recurso para la región. Las universidades se demoran mucho tiempo en construirse, son instituciones difíciles, cuya productividad y sentido es a largo plazo, entonces creo que lo que la rectora ha hecho en este tiempo y lo que queremos contribuir como consejo, es un proyecto de largo plazo, no podemos hablar de una universidad año a año, tenemos que evaluarla en la larga duración y pensarla con ese sentido estratégico, de una experiencia nueva y pionera en la historia de Chile.

Hace pocos días la rectora Marshall realizó la primera cuenta pública de la casa de estudios ¿Cómo visualiza usted el trabajo que ha realizado la universidad en estos primeros años?
la construcción de la universidad requiere de un largo plazo, ha sido muy grande, tanto en la formación de las carreras, las que han tenido una alta aceptación, formar una infraestructura que siempre es un tema crucial para la universidad, y al mismo tiempo ser una universidad proporcionalmente, con más doctores de alta calificación en relaciona a su tiempo y al número de estudiantes, creo que el avance, en tiempos de cambio en legislaciones, en materia de las reformas de la educación superior y especialmente de las universidades estatales, han sido muy grandes y creo que uno de los grandes desafíos para quienes están ahí, pero también para quienes no somos de ahí, es que la comunidad la sienta suya, que la cuide, que comprenda cuáles son sus procesos es un desafío maravilloso que su rectora está trabajando muy fuertemente.

Cabe señalar que Sol Serrano es licenciada y doctora en Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Master of Arts de la Universidad de Yale y profesora del Instituto de Historia de la PUC. Fue designada en noviembre del año 2017, como una de los cuatro representes nombradas por el presidente de la república para integrar el primer Consejo Superior de la Universidad de Aysén, máxima autoridad colegiada y resolutiva de la universidad, cuya función principal es velar por los intereses y por el cumplimiento de los fines de la universidad, preservar su patrimonio y vincular su quehacer con las políticas nacionales y regionales, así como promover que la universidad contribuya al desarrollo del país.