29, Agosto 2018

Qué tan recomendable son las frutas y verduras en la dieta canina

image005

Algunas frutas y verduras pueden contribuir a la dieta de nuestros perros, pero es necesario cuidar las raciones y evitar algunos vegetales que pueden ser tóxicos para ellos.

Ciertamente los perros no son herbívoros, sin embargo, es común verlos consumir algunos vegetales y frutas que pueden encontrar en sus paseos o en la casa. Por ello, vale la pena preguntarse qué tan saludable puede ser este tipo de hábitos, especialmente ahora que se acerca una temporada con gran oferta de vegetales.

Milenko Ullrich, médico veterinario del Kennel Club de Chile (KCC), señala que “las frutas y verduras pueden complementar la dieta normal canina, aportando vitaminas, minerales, fibra natural y otros beneficios como la limpieza de dientes. Sin embargo, es importante cuidar las cantidades y ojalá no sobrepasar el 15% en relación con el alimento normal”.

En cuanto a las frutas, hay una gran cantidad de posibilidades. El mango es una gran alternativa porque además de tener un delicioso sabor, aporta vitamina A y así contribuye a la salud de la piel y el pelaje del perro. También es rica en vitaminas (C, B1 y B6) la piña, que además contribuye con fibra natural. Por su parte, la popular manzana es una alternativa saludable para aportar diversidad al paladar y fibra. Otras que se pueden considerar son el melón, sandía, pera y el níspero.

Respecto de las verduras, la zanahoria parece ser la preferida por los canes y además del exquisito sabor, contribuye a la limpieza de dientes cuando es cruda. Asimismo, el apio (cocido) es una muy buena fuente de vitaminas y minerales. En tanto, el brócoli cocido también puede deleitar el paladar de nuestros compañeros de cuatro patas, aportando fibra natural y un sabor que les encanta.

Las que se debe evitar

Acerca de las frutas y verduras que debiéramos evitar al momento de pensar en snacks para nuestros perros, Milenko Ullrich indica que “las frutas ricas en ácido cítrico, como naranjas, uvas o kiwis, no son recomendables en la dieta canina, tampoco la palta. Su ingesta puede alterar el sistema gástrico y producir diarreas. En el caso de las verduras, hay que evitar la cebolla y el ajo, porque puede tener una serie de efectos negativos sobre los canes. Otras que debiéramos evitar son la remolacha, porque tiene un efecto laxante, y las papas crudas, que pueden inducir vómitos y náuseas”, señala el veterinario del KCC.