29, Agosto 2018

Socialistas Coyhaique: “para el gobierno de Piñera y algunos parlamentarios los trabajadores de Chile valen una luca”

Sanhueza Betancourt

• Aseguraron que la baja adhesión del gobierno no es a causa de un obstruccionismo político y las protestas no son grupos violentistas.
Coyhaique.- Como un “fracaso del gobierno” y una “propuesta indigna para más de un millón de trabajadores de Chile” fue calificado por dirigentes del Partido Socialista Comunal Coyhaique el veto presidencial sobre reajuste del salario mínimo presentado por el Presidente Sebastián Piñera y que fue rechazado por una amplia mayoría de diputados. Según los dirigentes del PS “mientras autoridades regionales a lo largo de Chile salen con notas calcadas sobre la Casen y teorizan sobre la pobreza, el Presidente Sebastián Piñera trata de pasar un nuevo gol a la clase trabajadora y se propone además legislar una modernización tributaria para seguir beneficiando a los más ricos de Chile”.
Waldemar Sanhueza, presidente comunal del Partido Socialista, recordó algunas promesas de campaña del entonces candidato Sebastián Piñera que decían relación con una “política social” de pleno empleo y salarios de calidad. “Hoy podemos constatar todos los chilenos y chilenas que se cierran empresas, hay cesantía y la promesa de salarios de calidad para Piñera vale $1.000. Estamos hablando de un gobierno que no sólo no dialoga con la oposición, sino que no escucha a la ciudadanía, en tanto siguen tratando de hacer dobles lecturas antojadizas de cifras y es que hay una deficiente ejecución del gobierno y una falta de autocrítica que es preocupante, porque son los trabajadores y trabajadoras de Chile quienes pagan esta ineficiencia”.
Por su parte Diego Betancourt, secretario político del PS Coyhaique, dijo que no sólo es un “indigno” reajuste, sino que además pretendía amarrar a través de un veto presidencial un sistema de reajuste plurianual, vale decir sin posibilidad de modificación durante años. “Ha sido bochornoso el accionar político que ha mostrado este gobierno en pocos meses, pero sobre todo preocupante, porque no es sólo la luca del reajuste lo ofensivo sino que se proponían que no se pudiera volver a negociar sino hasta el 2020. Aquí queda clara la sensibilidad social del presidente y de todo su equipo de gobierno, porque pueden decir los discursos más bonitos y abrazar bien apretado a los vecinos, pero sus acciones hablan por sí solas, para el Gobierno de Piñera los trabajadores valen una luca”.
Finalmente Waldemar Sanhueza dijo que “queda claro que si el actuar del Gobierno sigue en esta línea de no dialogo y tratar de imponer el interés de grupos privilegiados por sobre el bien general de la población, las protestas y manifestaciones se van a ir haciendo cada vez más frecuentes. Aquí no hay grupos violentistas, ni obstruccionismo político por parte de la izquierda, hay una sociedad cansada de las inconsistencias entre las promesas de campaña y los gobiernos de Sebastián Piñera”.