30, Septiembre 2018

MOVILH valora aumento de reconocimiento de la homo/bisexualidad en casen 2017, pero aclara que cifras están muy abajo de la realidad

gay-pride (1)

Según la Casen, el 1,98% de las personas declara una orientación sexual distinta a la heterosexual, un 0.44% más que en 2015. Además el 3,7% de los hombres se identifica con el género femenino y el 2% de las mujeres con el masculino. Para el Movilh las cifras no “son reales por motivos culturales y por razones metodológicos de la Casen”.

El 1,98% de las personas que viven en Chile declaran tener una orientación distinta a la heterosexual, según datos la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen 2017) calculados por Pulso y que reflejan un incremento de un 0.44% en relación al 2015.

En específico, el 1,54% de la población (221.796 personas) se declara gay o lesbiana, lo que equivale a 75 mil personas más que en 2015. Además, el 0.33% (48.127 personas) se declaró bisexual, mientras el 0.11% (15.895 personas) se ubicó en la categoría “otra”.

“Valoramos el aumento de personas que se declara gay, lesbiana o bisexual en comparación al 2015, pues se refleja menor miedo para reportar la propia orientación sexual, así como un empoderamiento para el ejercicio de la libertad individual”, sostuvo el vocero del Movilh, Óscar Rementería.

“Esperamos que estas cifras sean consideradas por la autoridad para la implementación y de mejores políticas públicas para la población lésbica, gay, bi, trans e intersex (LGBTI), pero siendo teniendo en consideración que los resultados de la Casen están muy por debajo de la realidad”, apuntó Rementería.

En efecto, de acuerdo a los cálculos del movimiento LGBTI a nivel mundial, y que se basan en la experiencia o sondeos, al menos entre el 7% y el 10% de la población tiene una orientación sexual diferente a la heterosexual. “Ello implica que en Chile habría cerca de 1.700.000 personas lesbianas, gays, o bi, muy por encima de las 221.796 personas que lo reconocen en la Casen. Una razón de la sub-representación sin duda es la discriminación por orientación sexual, que si bien es mucho menor a la década de los 90, sigue siendo lo suficientemente grave como para impactar en derechos básicos como la salud, la educación, el trabajo o incluso la vida. Frente a ello, se prefiere mantener en reserva la orientación sexual, ”, añadió Rementería

Çon todo “hay también aspectos metodológicos de la Casen que inciden en este bajo reconocimiento, pues la encuesta se aplica a una sola persona en presencia de todo el núcleo familiar. Es decir, solo podrán reconocer su orientación sexual en el marco de este estudio, aquellas personas que ya han hablado antes del tema con su familia. Distinto sería consultar esta materia a nivel individual y sin la presencia de terceros”.

Además, consideró el Movilh, la aplicación “de la Casen debiese venir acompañada de campañas estatales que expliquen las consultas e informen a las personas y familias que se harán. Ello generaría mejores condiciones para un mayor y más real reconocimiento”

En relación a la identidad de género, llama la atención en la Casen 2017 que el 3,7% de los hombres se identifica con el género femenino y el 2% de las mujeres con el masculino.

“Aquí sin duda la Casen no cumple su cometido. Cuando sugerimos esta consulta al Gobierno la idea era saber el número de personas que se declara o es trans en Chile. De acuerdo a estos resultados, habría más personas reconociendo su transeualidad que su homosexualidad, lo que a todas luces es erróneo. Aquí la Casen debiesen perfeccionarse, buscar la mejor manera de formular esta pregunta y, por cierto, educar en un mayor conocimiento sobre la identidad de género”, puntualizó Rementería.