3, Abril 2019

Todo un éxito resultó charla y taller práctico de hongos en Coyhaique

laura

El día jueves 28 y viernes 29 de marzo se realizó una nueva jornada de charla sobre biodiversidad enfocada en hongos, junto con una salida a terreno para el reconocimiento de esta especie en la Reserva Nacional Rio Simpson.
El encuentro que tuvo por objetivo promover la investigación científica mediante el aprendizaje activo, fue abierto a toda la comunidad interesada en el reino fungi (hongos), destacando la gran variedad, su biología, morfología, reproducción, diversidad, clasificación, importancia y uso.
La integrante del proyecto e ingeniera en alimentos, Lorna Moldenhauer destacó que este tipo de actividades se vienen desarrollando hace bastante tiempo enfocados en la biodiversidad, para intentar acercar el conocimiento a la gente.
Una de las expositoras del encuentro fue la académica y bióloga Laura Sanchez, quien lleva un buen tiempo desarrollando esta iniciativa, orientada en el cuidado de los bosques y la puesta en valor de especies comestibles de hongos. “La charla tuvo bastante convocatoria, si bien el tema de los hongos antiguamente era algo bien oculto y poco conocido, gracias a iniciativas como el proyecto Hongusto, que se desarrolló hace dos años, ha permitido la puesta en valor de esta especie que muchas veces se pierde y que la gente necesita y le interesa aprender”, señaló Lorna Moldenhauer.
El taller comenzó el día viernes con una charla magistral, que estaba enfocada en hongos, además de conocer la información que los y las asistentes tenían sobre el reino fungi, para luego dar paso a la salida a terreno el día sábado a la Reserva Nacional Rio Simpson, en la cual se pudo observar y conocer cuales eran las especies que habitan en dicho espacio natural.
Los principales asistentes a la actividad fueron estudiantes de la carrera de turismo, personas que tenían conocimientos técnicos, trabajadores del área gastronómica, biólogos, fotógrafos y artistas. La instancia permitió abordar un tema de interés científico, pero que se puede ver desde distintas áreas.
Luego de la salida a terreno se pudo realizar un taller práctico en el laboratorio del Centro de Estudios Universitarios Coyhaique de la Universidad de Magallanes, en los cuales se pudo ver muestras mediante microscopios, como esporas, especies y aprender a consumir los hongos silvestres comestibles. “Muchas especies se pierden por el desconomiento y no se consideran en la dieta. Aprendimos a prepararlos y como secarlos para aumentar su vida útil”.
Según apunta la ingeniera en alimentos, hoy en día la ciencia no funciona como una isla, sino que de a poco se han abierto canales de divulgación que sean claros y sencillos para llevar la ciencia a toda la comunidad.