15, Septiembre 2019

Con emotiva ceremonia la ministra Alicia Araneda se acoge a retiro del Poder Judicial

Foto 002 ceremonia

El próximo 28 de septiembre del presente año, la ministra Alicia Araneda Espinoza se acoge a retiro por cumplir la edad límite para permanecer en el cargo, tras 44 años al servicio de la administración de justicia. Por ello, la Corte de Apelaciones de Coyhaique realizó -el viernes 13 de septiembre- una emotiva e íntima ceremonia de despedida, junto a los colegas, familiares y equipo de trabajo de la magistrada.

La actividad la encabezó el presidente del tribunal de la alzada, ministro José Ignacio Mora, quien valoró el aporte de la ministra en materia judicial como también en su rol como agente cultural y artístico vinculando al Poder Judicial con las comunidades ayseninas, por lo que le brindó sus parabienes: “Ha llegado el día de nacer a una nueva vida llena de otras oportunidades, sobre todo para quien ha sabido mantenerse con una vital energía e intelecto, desarrollando además sus dotes artísticos que deberían llenar lo más profundo de su alma. Deseamos que este futuro próximo sea de tranquilidad, bellas notas musicales y por cierto, de mucho cariño”.

 En 1997, Alicia Araneda Espinoza inició su trabajo en la Corte de Apelaciones de Coyhaique, cumpliendo 22 años como ministra en la jurisdicción. Gran parte de esos años acompañada en la labor judicial por el oficial primero del tribunal de alzada, Gastón Hernández, quien también le dirigió unas palabras. “Las experiencias vividas con el pasar del tiempo han sido múltiples e inolvidables, en especial para quienes recibimos sus consejos, en donde un simple gracias no será suficiente, sino que haberle demostrado con esfuerzo haber estado a la altura de las labores encomendadas, ya que asentó en quienes la respetamos la base de formación que debe ser el reflejo de todo empleado judicial, cual es, el compromiso, la responsabilidad y la rectitud en el servicio que brindamos. Gracias y hasta siempre”.

 En tanto, Daniela Araneda Mora, hija de la ministra expresó un emotivo discurso a todos los presentes: “has dejado un legado inquebrantable en mí, de probidad y excelencia profesional, que desde mi rol, seguiré entregando día a día como aporte a la sociedad, en honor a ti”.

En sus palabras, la ministra Araneda agradeció a su familia, al Poder Judicial y a la ciudad que la albergó por tantos años. “Agradecer a mis padres que me hicieron la persona que soy, a mis hijos que me acompañaron por diversos tribunales de Chile, por su paciencia y por su comprensión. A mis funcionarios que tras 22 años aquí, son mi familia. A mi coro y mis bailarines por alegrar la vida judicial. Y también quiero agradecer a Coyhaique, por haberme acogido con su belleza natural, su blanca nieve y su buena gente y a todos los que me acompañaron en este momento que se acaba mi vida profesional”.

En la instancia la ministra recibió, por parte de parlamentarios de la región, las medallas del Senado y la Cámara de Diputados, por su labor de 44 años en el Poder Judicial.

Dado el gusto de la ministra por la cultura, el reconocido artista regional Arturo Barros Medina dio vida a un tema musical de despedida escrito por la misma mano de la ministra Alicia Araneda. Asimismo, por el impulso que la ministra generó para crear el coro judicial y el grupo de folclor en el año 2014, sus miembros la despidieron con parte de sus repertorios musicales.

Finalmente, la ministra Araneda recibió de manos del presidente del tribunal de alzada, un presente en recuerdo a su vida en la región de Aysén.