24, Octubre 2019

Celebrando el primer año de la Residencia Familiar de Coyhaique

Foto 3 residencia

A un año de la puesta en marcha de la primera Residencia Familiar de este nuevo modelo, los funcionarios y funcionarias, organizaron entretenidas actividades para los 8 jóvenes que se encuentran viviendo en esta casa.

 

Con motivo de la celebración del primer aniversario de la Residencia Familiar de Administración Directa en la Región de Aysén y que se encuentra además enmarcado en el aniversario Nº 40 del Servicio Nacional de Menores (SENAME), se realizaron una serie de celebraciones deportivas y de recreación para los jóvenes residentes y el grupo de profesionales, las que pudieron disfrutar todo el grupo humano que componen esta acogedora casa familiar, fomentando la unión y fortaleciendo los lazos.

Coyhaique es la primera Residencia Familiar de Administración Directa del Sename a nivel nacional, cuyo foco es entregar a los jóvenes una atención de calidad y un ambiente de hogar a quienes la integran. Por lo tanto, el equipo conformado por 29 funcionarios, ha asumido el compromiso de ser pioneros en el país en la instalación del nuevo modelo de residencias familiares, que es parte de la reestructuración del Sistema de Cuidados Alternativos.

Sin duda ha sido un proceso que no ha estado libre de obstáculos y grandes desafíos, los que se han ido sorteando día a día gracias al compromiso del equipo de la residencia de la dirección regional.

Al respecto, Gabriela Bahamonde, Directora Regional del Sename manifestó: “La puesta en marcha de la residencia ha sido un orgullo y un gran desafío para nosotros, finalmente estamos colaborando en liderar el cambio a nivel nacional del modelo residencial, que no es sólo el mejorar y especializar la calidad de este sistema proteccional, sino también contribuir en el desarrollo de un cambio de pensamiento y de paradigma en que como Estado, todos nos hacemos cargo de proteger a cada niño, niña y adolescente que se encuentra inserto en este sistema. Es importante que cada servicio y la sociedad en sí, coordinemos iniciativas y ejecutemos acciones que les permitan cumplir con su rol y de esta forma garantizar los derechos, bienestar y la rehabilitación en diferentes aspectos en cada uno de nuestros jóvenes. No ha sido fácil, no hemos estado exentos de dificultades, las cuales hemos sabido sobrellevar con trabajo y con la convicción de que estamos entregando una atención de calidad.

Quiero aprovechar de agradecer y resaltar la fructífera labor, profesionalismo y compromiso desarrollado en todo este año por cada uno los funcionarios de la residencia y dirección regional, sin duda que los avances alcanzados no hubiesen sido posible sin su esforzado y permanente trabajo”.

 

Mirada pionera  

En la actualidad la Residencia en Coyhaique cuenta con 8 adolescentes, (con una capacidad máxima de 15 niños) de entre 16 y 17 años quienes fueron derivados por los tribunales de familia debido a las graves vulneraciones sufridas. Ellos acuden a diario a diferentes cursos y espacios de formación que brinda el servicio, es un modelo que cuenta con cuatros pilares fundamentales, estas son:

Residencialidad Emociolnalmente Segura; Acompañamiento Terapéutico al Niño, Niña y adolescente; Acompañamiento Terapéutico Familiar y Articulación con redes de protección.

Por otra parte, se realizan intervenciones psicosocio-educativas y terapéutica las cuales apuntan a la educación para la vida en sociedad, promoción de la autonomía progresiva (preparación para la vida independiente), fortalecimiento de recursos personales, fortalecimientos de estilos relacionales, abordajes de experiencias adversas, concreción de alternativas educacionales, fortalecimiento de habilidades parentales a los padres y/o adulto protector, entre otras intervenciones.

La residencia cuenta además con 29 profesionales, tales como, Psicólogo, Trabajador Social, Terapeuta Ocupacional, Psicopedagogos, Docentes, Tens Enfermeria, Gastronomía, Abogado, entre otros.

Estos profesionales configuran dicha residencialidad emocionalmente segura, siendo capaces de establecer en el día a día, espacios que dan sustento y respuesta a las necesidades del desarrollo de cada niño, niña y adolescente, generando en ellos sentido de pertenencia y anclaje afectuosos que ofrezca al joven la confianza de desarrollarse de forma natural, donde sus opiniones son escuchadas y acogidas.

Por su parte, Luis Alvarado Diaz, Director(s) Residencia Familiar AADD Coyhaique, destaca “el compromiso del equipo de trabajo el cual tuvo la posibilidad de partir con este modelo, que supone un cambio de paradigma a nivel nacional con esta primera residencia y en esa perspectiva el balance es positivo, ha sido un año de aprendizaje, donde nos hemos ido insertando en la comunidad, no sin dificultades, porque hay que hacer entender a la sociedad que la responsabilidad de la infancia es de todos, no sólo del Sename. Ha sido un año que también hemos tenido que trabajar mucho en la intersectorialidad, porque los grandes compromisos y acuerdos nacionales por la infancia debe tener su correlato, también en el plano local, ya que estos no siempre se ejecutan de la manera que a veces se piensa a nivel central, por lo tanto, también ha sido un año de ir encontrando en el inter-sector colaboradores, personas que apoyan y aunando voluntades, sensibilizando, en eso creo que también hemos avanzado bastante, ha sido un año de crecimiento que sin duda nos pone un pie de seguir enfrentando este segundo año de funcionamiento con mayor energía, con mejores conocimientos, con una mayor  inserción comunitaria y en esa perspectiva con mayores posibilidades de seguir ofreciendo una atención de calidad para nuestros jóvenes de la región”.

En relación a este primer año, Emanuel Cornejo, tutor diurno de la primera residencia familiar Coyhaique, agregó: “ha sido un año de muchos aprendizajes, experiencia y desafíos en todo lo que es la labor de protección y restitución de los derechos de la infancia vulnerada. Como equipo de trabajo, nos hemos apropiado del rol de instaurar un modelo centrado en la protección de los niños, niñas y adolescentes en un ambiente acogedor y familiar, labor que no ha sido fácil, siempre lo supimos, sin embargo, consideramos que nuestro trabajo ha dado frutos, porque contamos con un equipo de alto nivel  y especialidad, todos enfocados en promover, proteger y restituir los derechos de la infancia, comenzando primeramente por satisfacer el derecho de vivir en familia y esto es lo que aspiramos ser un ambiente familiar y protector. En mi rol de tutor, seguiré apoyando y acompañando a los jóvenes, en su desarrollo y desafíos, ya que son sujetos de derechos. Mi deseo para este nuevo año es poder afrontarlo de la mano de la comunidad de Coyhaique, ya que la labor de todos debe ser la de proteger a nuestros jóvenes que han sufrido tanto y merecen ser la prioridad de todos”.

Cabe mencionar que la finalidad fundamental de la Residencia Familiar de Administración Directa, es crear un espacio emocionalmente seguro, cuyo objetivo principal es restituir el Derecho a vivir en familia y contribuir a la recuperación de la experiencia de vulneración vivida en cada uno de los adolescentes acogidos.