23, Octubre 2019

Renuncia Alcalde Catalán

DSC_0132

Con voz quebrada y lágrimas en los ojos, este miércoles último el alcalde de la Ilustre Municipalidad de Aysén, Óscar Catalán, renunció a su cargo como primera autoridad comunal, el cual ostentase desde ya hace 19 años de forma interrumpida.

Agradeciendo a los directores municipales, concejales, funcionarios y amigos del municipio comenzó su intervención, en el marco de lo fue la última sesión que presidiera ad portas de dejar la alcaldía, renuncia que se hará efectiva a partir de las 00.00 horas de este jueves 24 de octubre.

Ello, en razón de poder ser parte de las próximas elecciones a Gobernador Regional, y en que la ley establece que aquellas autoridades en ejercicio deben renunciar un año antes de los escrutinios, vale decir, a más tardar el día viernes 25 del presente.

“A fin de que quede en acta, informar el tenor de la siguiente carta que firmaré y en que comunico mi decisión de renunciar al cargo que hoy ocupo. Dando cumplimiento a lo indicado en la ley 18.695 Orgánica Constitucional de municipalidades, específicamente en su artículo 60, para dar el próximo paso debo renunciar a esto, que ha sido parte importante de mi vida”, señaló en su alocución procediendo a la firma del texto que hace efectivo esta determinación.

“Expresar mis agradecimientos a la comunidad por su consideración y apoyo a lo largo de los años y a este Honorable Concejo que trabaja en forma mancomunada por el bien de los ayseninos”, inició añadiendo que “es este quizás uno de los momentos más tristes de mi vida política y de mi vida personal porque con la carta que he firmado renuncio al cargo que he ocupado buena parte de mi vida. Por motivos electorales, debo renunciar a lo que sido, agradeciendo inmensamente primero a Dios, a mi familia y a los que han querido confiar en nosotros. No es fácil porque éste se ha convertido no sólo en mi lugar de trabajo, sino en la posibilidad de poder concretar algunas aspiraciones y sueños. En muchas cosas, en lo personal, he fallado pero en otras tantas, con el apoyo de los leales funcionarios municipales, hemos podido decir que pese a limitaciones, hemos intentando todo para hacer más grande la comuna”.

“Dios ha sido bueno, nos ha dado la posibilidad de construir una comuna mejor, un espacio en Aysén más digno y más próspero. Por eso, al renunciar renuncio a parte de mi vida. Nadie me echa, me voy por mi propia voluntad por creer que si Dios nos da la oportunidad podemos intentar formar nuevos equipos para seguir tratando de construir un mundo mejor, y si Dios lo impide será entonces su voluntad la que imperará y como creyente que soy a él someto la decisión. Pero el paso que los hombres nos obligan a dar con esta renuncia es, no tan sólo difícil, sino también inspirador. Sólo las voluntades hacen posibles los cambios y mi voluntad personal y política es seguir luchando, con errores, limitaciones pero también con el corazón”, expresó Catalán Sánchez.

“Me voy contento, con un Aysén más grande, en el quedan muchos sueños. Hemos intentando de corazón, hacer una mejor comuna, más amigable, más motivo de orgullo para cada uno de nosotros. Despojado del cargo de alcalde, como un ciudadano más cuenten conmigo. Mis agradecimientos a todos quienes debo agradecer, y a quien corresponda mis perdón por lo que no he podido hacer. A Dios, las gracias por darme un espacio en Aysén”, finalizó en medio de una emoción de quienes lo rodearon a lo largo de los años, en esta despedida realizada en el salón auditorio del edificio consistorial de Puerto Aysén.