5, Noviembre 2019

“Guatita de Delantal”: El programa de Gobierno que le cambió la vida a 20 mujeres de la región de Aysén

GUATITA DELANTAL-3

Anunciado en mayo de este año, el “Plan Nacional de Resolución Quirúrgica de Abdominoplastía”, ejecutado en Aysén por el Hospital Regional Coyhaique, no sólo ha contribuido a mejorar el aspecto físico de las beneficiadas, sino por sobre todo, empodera y mejora el autoestima de una veintena de mujeres.

 

”Me las lloré todas cuando el doctor me dijo que me podía operar, fue el día de mi cumpleaños, así que fue el mejor regalo. Es lo más grande que he recibido en mi vida, es un cambio tremendo”, cuenta emocionada Alejandra Vidal, recordando la buena noticia recibida el 7 de junio pasado, mismo día que cumplía 56 años.

Luego de dos embarazos, la mujer, trabajadora de una casa particular, no volvió a recuperar su cuerpo. “Nadie sabe cómo uno está por dentro, lo que lleva debajo de la ropa. Yo me sentía muy incómoda, mi guatita la tenía muy fea”, recuerda Alejandra, quien a pesar de su pasión por el ciclismo y el running, debía constantemente esconder su abultado abdomen. “Aunque yo soy delgada, el hecho de mirarte al espejo es una cosa que te desagrada. Ahora me emociona verme”, agrega.

Alejandra es una de las 20 mujeres que entre los meses de junio y octubre fueron beneficiadas con el “Plan Nacional de Resolución Quirúrgica de Abdominoplastía”, más conocido como “Guatita de Delantal”, programa pionero del Ministerio de Salud que busca mejorar un problema que aqueja a cientos de personas, sobre todo mujeres, quienes tras esta intervención mejoran su calidad de vida, autoestima, auto imagen, vida sexual, vida social y molestias físicas, entre otros.

“La guatita de delantal afecta principalmente a las mujeres. La posibilidad de tener guatita de delantal está determinada fundamentalmente por tres razones: personas que han sido obesas, dejaron de serlo y su abdomen quedó como delantal; segundo, en el caso de las mujeres pos embarazo, sobre todo aquellas que tienen más de un parto, provoca una distención de la pared abdominal; y por último, también hay pacientes que han sido sometidos a cirugías abdominales con cicatrices que alteran la vida normal, lo que puede provocar abdomen de delantal”, explica el Dr. Claudio Vallejos, especialista en Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Regional Coyhaique.

Según lo detallado por el cirujano plástico del HRC, esta intervención quirúrgica consiste en una modelación del contorno corporal, siendo un procedimiento de bajo riesgo quirúrgico, pero de larga duración. “dura entre 2 a 4 horas aproximadamente, por lo que implica un equipo completo: 2 cirujanos, anestesiólogo, enfermeras y TENS”, sostiene el Dr. Vallejos, agregando que en lo que respecta al proceso post operatorio, la paciente tarde entre 20 a 25 días en volver a su rutina habitual.

En el caso de Alejandra, pasaron menos de dos meses para retomar su rutina deportiva, donde además de andar en bicicleta varias veces por semana, participa de prácticamente todas las carreras que se realizan en la capital regional.

“Llevaba más de veinte años escondiendo mi cuerpo,  pero les puedo decir que la operación duele menos de una cesárea. Ahora estoy libre, hago lo que quiero y salgo donde yo quiero”, cuenta Alejandra, agregando que esta cirugía le permitirá, sin duda, envejecer con una mejor calidad de vida “Mi mamá está en silla de ruedas hace diez años, y ahora pesa más de 100 kilos. Yo ya no me la puedo, y no quiero en 30 años más estar en una situación así. No quiero ser una carga para mis hijos”, confiesa.

Otra de las beneficiadas con el “Plan Nacional de Resolución Quirúrgica de Abdominoplastía”, es Sonia Carrillo, miembro de la Agrupación Guatitas de Delantal de Puerto Aysén. La mujer, ex funcionaria de la empresa Friosur y madre de tres hijos, cuenta que durante años realizó dietas y abdominales, sin embargo, era imposible deshacerse de la “guatita de delantal”, por lo que no dudó en unirse a la agrupación homónima conformada en la ciudad porteña.

“En un principio, como región habíamos quedado fuera de este programa, pero luego junto a la Sra. Ximena (Órdenes, senadora) se pelearon los cupos. Nos llamó la nutricionista y a la semana nos llamó el doctor. De hecho, también tuve que bajar un poquito de peso, y lo logré. Confié en el doctor Vallejos y no quise saber nada más, me entregué totalmente y con fe. Es doloroso, pero cambia totalmente la vida, comenta Sonia en relación a este proceso.

Según lo expresado por Sonia, luego de dos días de hospitalización y tras ser dada de alta para continuar con reposo en su domicilio, los efectos de la cirugía fueron inmediatos, dándose cuenta de lo cómoda que se sentía al tener una “guatita de delantal” menos.

“Al mes de operada, viajé a Santiago y anduve súper bien, todos estaban muy admirados de cómo habíamos logrado esto con la agrupación, hay mucha gente interesada. Noté que este problema de salud es algo que no solamente pasa acá en Aysén, sino en todas partes. Ahí uno se da cuenta que es algo importante para mucha gente”, asegura.

 

EL FUTURO PARA LAS AGRUPACIONES

Si bien en este plan piloto se consideró un total de 20 cupos para esta región, las agrupaciones “Guatitas de Delantal” de Coyhaique y Puerto Aysén siguen trabajando arduamente para prolongar este programa, puesto que tras este primer ciclo, pudieron ver con sus propios ojos el beneficio para cada una de las mujeres intervenidas.

“Como soy dirigenta de otras agrupaciones, conozco a muchas mujeres que tienen este problema de salud. Esto no es de pretenciosa, es algo que influye físicamente en su bienestar y autoestima”, afirma Marisa Azócar, presidenta de la Asociación Gremial Guatitas de Delantal de Coyhaique.

La dirigenta relata que llegar a esta instancia implicó un esfuerzo conjunto entre diversas agrupaciones e instituciones. “Estuvimos en reuniones con el director del hospital y con la senadora Órdenes. Así logramos que el Hospital Regional Coyhaique se acreditara en este tipo de operaciones, lo que también se agradece, porque ahora el HRC también tendrá más oportunidades para hacer estas intervenciones”, destaca Marisa Azócar.

Visión similar tiene Carolina Vera, miembro de “Guatitas de Delantal” Puerto Aysén. “Esto es un sueño para muchas mujeres, sobre todo ahora que vemos los resultados. Esperamos que se pueda prolongar, que no sea solamente un año, y que continúe a futuro, que pueda perpetuar en el tiempo”, afirma

Justamente a Carolina le ha tocado vivir muy de cerca este positivo proceso, puesto que su mamá estuvo dentro de las 20 mujeres beneficiadas. “Esto involucra a todo nuestro entorno. Están todos contentos, la felicitan, todos quieren saber cómo está. Ha sido prácticamente una fiesta, pura felicidad. Es una actitud ante la vida diferente, es sentir seguridad. La presión social que sentimos las mujeres, que tenemos que ser perfectas, te hace sentir insegura cuando tienes tu guatita, te retraes”.