8, Junio 2020

Albergue Municipal en Puerto Aysén abrió sus puertas a la comunidad

FB_IMG_1591509295788

La iniciativa, posible a través de la acción mancomunada de diversas instituciones, permitirá atender hasta 20 usuarios por día, proveyéndoles de servicio de alojamiento, alimentación, vestuario y atención médica

Con el fin de ofrecer un espacio cómodo, abrigado y que cumpla todos los requerimientos básicos, además de forma totalmente gratuita, especialmente, durante el periodo de invierno que se acerca, este sábado fue inaugurado el “Albergue Municipal para Personas en Situación de Calle”, en Puerto Aysén.

La iniciativa surge como una inquietud por parte del municipio aysenino y que fue canalizada a través de un convenio de transferencia suscrito con la Secretaría Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia, en el marco de su programa “Noche Digna. Plan de Invierno para personas en situación de calle año 2020”, que brinda de manera transitoria alternativas de hospedaje y atención básica a objeto de mitigar los efectos negativos que tiene para la salud de las personas dormir a la intemperie, sin los resguardos necesarios para hacer frente a las precipitaciones y el frío.

De esta manera, una vez obtenidos los recursos fue necesario determinar el lugar en que se emplazaría este albergue, lo cual fue posible gracias al apoyo de Vicariato Apostólico de Aysén, encabezado por el Obispo Luis Infanti De La Mora, por intermedio de la Comunidad Cristiana Sagrado Corazón de Jesús y el Párroco local, sacerdote José Vera, quienes facilitaron a la municipalidad de Aysén de forma totalmente gratuita las dependencias del salón pastoral “Miguel Ángel Silva”, a un costado de su Iglesia en la población Pedro Aguirre Cerda, en la capital comunal.

Es así que la inauguración estuvo marcada por la emotividad que genera este nuevo desafío, que funcionará las 24 horas del día los siete días de la semana, y cuya ejecución en todas las áreas, estará a cargo de un grupo de seis monitores, integrando además servicio de enfermería y de alimentación, en este espacio con una capacidad para 20 usuarios, quienes además de alojamiento y tres comidas diarias podrán acceder a salud e higiene, a través de vestuario y atención médica.

“Darle gracias a Dios que toca los corazones de cada uno de nosotros y toca también los corazones de poder ayudar a los demás. Creo que es una muy linda labor donde nos unimos todos: autoridades, municipalidad, comunidad cristiana, quienes queremos que nuestros hermanos, respetando su libertad, puedan dormir y comer tranquilos en un lugar calentitos. Doy gracias a Puerto Aysén por su generosidad y pido a la gente que podamos colaborar, son nuestros hermanos, son nuestros vecinos a quienes hay que cuidar y amarlos desde su realidad”, manifestó el Párroco José Vera, quien una vez finalizada la ceremonia bendijo cada uno de los espacios para el éxito de este desafío.

Por su parte, el secretario regional ministerial de la cartera de Desarrollo Social y Familia, Marcelo Jélvez, señaló su conformidad respecto a este albergue el cual, a su juicio, debiera ser replicado a lo largo de la región. “Para nosotros es muy gratificante poder contar con este albergue en Puerto Aysén y de la manera en que se gestionó, acá intervienen diversos actores, hay aportes incógnitos de privados, es un trabajo mancomunado que quisiéramos ojalá replicar en todo Aysén, y esperamos que tenga todo el éxito que se necesita porque no queremos que sea el único albergue en Puerto Aysén, sino que sean muchos más y la idea es que este trabajo sea la base para ese propósito”.

Respecto a la puesta en marcha de este recinto y su funcionamiento, Mauricio Madrid, coordinador del albergue explicó que “somos un equipo compuesto por seis personas e inicialmente esto tendrá duración hasta septiembre. El trabajo es 24/7, consta de tres comidas al día: desayuno, almuerzo y cena. Contamos con duchas de agua caliente, si se quieren servir un cafecito lo pueden hacer. Obviamente contamos con ciertas restricciones como es el alcohol, principalmente, al respecto tomamos las medidas adecuadas. Sobre su inicio, estaba estipulado para hoy sábado, sin embargo, este viernes por la noche recibimos a las dos primeras personas que, dado lo malo de clima, acudieron a este lugar. Fueron acogidos de inmediato, y esperamos que lleguen más usuarios para que disfruten de esto que es para ellos, totalmente gratuito y es una oportunidad especialmente con este clima tan complicado. Hemos salido a hacer rutas, ofrecemos este albergue a quienes encontramos, los dejamos invitados y es importante que se corra la voz, las redes sociales, el boca a boca, así que hacemos el llamado para que inviten a la comunidad que quiera ser parte de este albergue a que se acerquen, las puertas están abiertas para todos y los estaremos esperando”, añadió.

En tanto, la administradora municipal, Felisa Ojeda, quien ha sido parte de esta instancia desde su génesis, fue enfática al señalar que “honestamente uno no quisiera que existan estos dispositivos porque si existen quiere decir que hay gente a la que las políticas públicas no han podido llegar. Gente que no tiene casa, que pasa hambre, que tiene frio, y que lamentablemente ha sufrido mucho en la vida. Entonces, desde ese punto de vista, con el alcalde don Luis Martínez recogimos esta idea, y con el apoyo del seremi, quien ha sido un tremendo gestor junto a su equipo técnico y, más aún, con la buena voluntad de la comunidad cristiana, en el sentido de poder pasarnos estas instalaciones en comodato, se construye esta idea donde se van a albergar 20 personas con el trabajo de este tremendo equipo, con gente especializada en diversas áreas, y donde contamos también con una enfermera encargada de poder coordinar todos los aspectos de salud”.

Agregó que “lo que buscamos, más allá de entregar alojamiento, comida, abrigo, es ojalá influir en las personas para que puedan modificar su estilo de vida. Para eso vamos a necesitar mucho apoyo de la gente del área de salud y, por supuesto, todo el apoyo de quien nos quiera acompañar en este tremendo desafío. Estamos con mucha fe en Dios de que todo va a resultar bien, y esperamos que una vez terminen estos tres meses, las personas que vinieron acá, durmieron acá y estuvieron con nosotros puedan tener una vida mucho mejor de la que tenían cuando llegaron a este lugar”.

Finalmente, el alcalde de la comuna de Aysén, Luis Martínez, dio a conocer su sentir respecto a este hito hoy inaugurado que, sin duda, marcará un precedente, especialmente dado el complejo momento que se vive y donde es importante dar muestras de solidaridad como comunidad. “Aquí se aunaron todas las fuerzas solidarias. Personalmente, este es el compromiso y el desafío más grande que se asume como alcalde, porque es complejo tener que atender todos los días a estas personas y no crearles falsas expectativas, y comenzar a trabajar en red no ha sido fácil. Uno los ha visto muchas veces, pasamos al lado de estas personas y, en definitiva, uno no sabe dónde duermen, si comen o no, y hoy contamos con este equipo que se conformó, muy interesante, personas jóvenes con ganas de atender a los demás y eso nos tiene muy entusiasmados porque nos han dado la fuerza para decir que lo que queremos hacer va a resultar. Muy contento por la solidaridad que aquí se ha reunido. No hubiésemos querido ni siquiera inaugurarlo, pero es necesario contarlo porque hacía falta, Aysén lo necesita, es para vecinos nuestros que por alguna historia de vida llegaron a esta situación y es de esperar que podamos hacer algo por ellos que, ojalá, aunque sea un porcentaje de ellos, pueda salir de su situación de calle”, finalizó.