22, Junio 2020

Alto porcentaje de adultos mayores y personas con enfermedades de base: La condición que podría transformar Guadal en zona de sacrificio COVID

20200622_155608-Baja

  Junta de vecinos local envió esta mañana una carta al director (s) del Servicio de Salud Aysén, Julio Vargas González, con copia a la intendenta Geoconda Navarrete, el gobernador Mauricio Quercia, la seremi de Salud Mónica Mansilla y el alcalde de Chile Chico Ricardo Ibarra, además de los concejales.

 

El gran número de adultos mayores y de vecinos y vecinas con enfermedades de base y patología crónicas como diabetes, problemas cardiovasculares e hipertensión es el foco de la preocupación que expuso la junta de vecinos de Puerto Guadal producto del anuncio de Edelaysén de instalar en el pueblo decenas de trabajadores externos a la región para reiniciar las obras de la central hidroeléctrica Los Maquis.  La carta fue enviada esta mañana al director (s) del Servicio de Salud Aysén, Julio Vargas González, con copia a la intendenta Geoconda Navarrete, el gobernador Mauricio Quercia, la seremi de Salud Mónica Mansilla y el alcalde de Chile Chico Ricardo Ibarra, además de los concejales de la comuna.

Con la misiva la organización, la organización representante de vecinos y vecinas del pueblo se sumó a la preocupación espontánea de la comunidad local ante el anuncio de Edelaysen de reiniciar faenas de construcción de la central hidroeléctrica Los Maquis en plena pandemia.   La idea de la empresa es comenzar obras el 1 de julio, trasladando hasta el pequeño poblado entre 70 y 80 trabajadores externos a la región.

Nos parece de extrema gravedad que estando en plena crisis sanitaria y pandemia, donde se están extremado las medidas de cuarentenas, evitar aglomeraciones y traslados de personas, la empresa pretenda exponer a la población de nuestra comunidad y a los trabajadores de salud” indican.  Los motivos son “no solo las precarias condiciones de implementación de la posta sino fundamentalmente el gran número de vecinos y vecinas adultos mayores que existe en el pueblo (99 consignados), sumado a quienes presentan enfermedades de base y patología crónicas (122 con problemas cardiovasculares, 68 hipertensos, 31 diabéticos, por mencionar algunas cifras) y las condiciones de riesgo de embarazadas”.

Y alertan: “Lo concreto es que en caso de que se desaten contagios aquí, la infraestructura es insuficiente para hacer un manejo adecuado de más de un caso moderado a severo a la vez”.

Agregan que “Puerto Guadal es un poblado de conexión desde el norte y sur de la región hacia Chile Chico, por lo cual un eventual brote no solo nos afectaría como comunidad sino que incluso a la zona sur de Aysén y eventualmente a toda la región, con las graves consecuencias que esto podría traer para nuestra comunidad dada la condición de aislamiento geográfico y capacidad del sistema de salud para enfrentar el avance de los contagios y muertes en la zona”.  A esto se suma que “estamos en pleno invierno, con un hospital regional a una gran distancia, donde a veces las condiciones climáticas del camino no son buenas. Y, lamentablemente, como fue público un tercio de los contagiados a nivel regional corresponden a trabajadores por turno de empresas privadas”.

En el fondo, no queremos que Puerto Guadal se pudiera transformar en una zona de sacrificio COVID, por decisiones que pueden esperar” indican.

Informan que “la comunidad se está organizando en paralelo a lo que podamos plantear como junta de vecinos” por tanto “es prudente que al menos mientras dure el período de excepción constitucional recientemente prorrogado no se autorice el reinicio de faenas, producto de la masiva llegada poblacional externa a la región y particularmente Puerto Guadal.  Porque, como ha dicho el propio gobierno, la salud y vida de la gente es lo primero”.

Al respecto, la directora de la organización e integrante del Consejo Consultivo de Salud y el Comité  COVID de Puerto Guadal, expresó que “preocupa que se venga un tremendo flujo de personas a trabajar a nuestra comunidad en el contexto que estamos viviendo, por el problema de salud, de la falta de medios”.

Entre las carencias recordó que “tenemos una posta básica que no tiene los espacios suficientes ni una movilización permanente de ambulancias, estando en una situación de bastante lejanía y aislamiento en Guadal”.

Por eso, “lo que nosotros estamos pidiendo es que la empresa no venga a trabajar por ahora.  Que lo haga más adelante, cuando no tengamos un contagio” ya que “sabemos por la experiencia de otros lugares que no se van a cumplir bien los protocolos”.

Reiteró que Puerto Guadal “es un pueblo tan chiquitito, una comunidad con muchos adultos mayores.  Yo me preocupo también, porque también tengo un padre de 86 años y de las personas que están en el grupo Covid la mayoría tiene como familiares adultos mayores”, a lo que se agrega que “tenemos una población bastante alta de diabéticos, personas crónicas, entonces si entra un contagio a la población va a ser muy difícil de sostenerlo”.

Esa es nuestra petición. Que las autoridades nos ayuden a frenar esto por un poco tiempo más” fue su llamado.