6 Julio 2020

APOSTEMOS POR EL CAMINO DE LA UNIDAD

Screenshot_20200706_215748
PABLO RIOS CIAFFARONI
ABOGADO

Construimos una sociedad interconectada que se encuentra viviendo una de las peores crisis de su historia. La crisis sanitaria global nos lleva a una recesión económica de consecuencias insospechadas.

Desde el inicio de la pandemia en nuestro país se han perdido 1,5 millones de empleos y el Imacec tuvo su caída más histórica en el mes de mayo, en 15, 3%.

El  actual modelo económico y social  permitió a unos cuantos alcanzar el éxito personal, incluso cuando este venía a expensas de los demás.

Hoy en día y producto de todos los indicadores y modelos predictivos tenemos a un gran número de expertos que nos alertan con certeza científica que el antiguo método y paradigma se ha agotado y tiene que actualizarse con urgencia. Y para hacerlo debemos conectarnos unos y otros y trabajar en unidad y en garantía de confianza mutua.

Los nuevos desafíos que debemos enfrentar en los próximos meses requiere que reconstruyamos todos juntos un camino de consenso y unidad basado en un nuevo enfoque de colaboración mutua donde todos seamos garantes del bienestar de los demás.

En los próximos años la única manera de garantizar nuestra supervivencia será aprender a trabajar juntos, buscando los puntos que nos unen, más que las diferencias conceptuales y valóricas que nos dividen. Es la unidad en nuestra diversidad lo que hoy necesitamos.

La solución a nuestra crisis actual depende ante todo de nuestra capacidad de transformación y adaptación a la nueva realidad.

Estamos enfrentados a un cambio de conciencia social, la gente está comenzando a cambiar comportamientos; sienten que las autoridades e instituciones no están funcionando apropiadamente y aún el Estado no puede proporcionar soluciones reales a la denominada clase media. Muchos sienten la necesidad de salir a la calle, reunirse y protestar con otras personas que ostentan las mismas carencias y necesidades.

Cualquier solución que favorezca a un sector o facción sobre el otro es tan egocéntrica como el sistema y paradigma actual, por tanto está condenada al fracaso.

En la ancha vereda del medio y en la comunión del dialogo y unidad está la solución.

Estamos viviendo un momento muy delicado y especial como generación, lo que representa una gran oportunidad de manifestar una nueva garantía de colaboración mutua que nos ayude a superar la crisis actual.

La unidad y complementación constituyen el nuevo paradigma político y social que la sociedad necesita con urgencia.

Hasta hoy el egoísmo del modelo económico aplicado en nuestro sistema político ha representado una amenaza para nuestra existencia incapaz de dar respuesta a desafíos de la actual crisis.

Ante este escenario adverso o nos quedamos de brazos cruzados tratando de sobrevivir dejando que la naturaleza siga su curso; o somos parte de la solución asumiendo la responsabilidad del dialogo y la unidad para construir un futuro con un nuevo paradigma de colaboración sustentado por una nueva constitución política.

¿Por qué el camino de la unidad en la ancha vereda del medio?

Ya los científicos lo han dicho; la cooperación y la colaboración es el único camino posible para lograr el éxito y supervivencia en la evolución de los sistemas como en la historia de la humanidad. En cada lugar, en cada fenómeno, la naturaleza se esfuerza por mantener el equilibrio y la unidad del todo.

Actualmente en Chile se escucha un fuerte clamor, y este no es tan solo por alimentos o el precio de las viviendas, en el fondo existe una firme exigencia de justicia social.

Son muchos sectores que están siendo afectados por el desempleo, la inflación, la falta de oportunidades, el amparo estatal, etc.

En la actual estructura social, cualquier solución que se pretenda alcanzar por algún sector político en la denominada “cocina política” sólo perpetuará, incluso exacerbará la injusticia actual, causando una decepción generalizada que puede provocar más violencia, más estallido social, más división e ingobernabilidad del país.

Por tanto, en estos tiempos de crisis, Chile necesita más que una solución económica y política a sus problemas, ante todo necesita un cambio de conciencia en comprender que por medio del camino de la unidad y dialogo podemos consensuar la fuerza social necesaria para transitar el cambio de paradigma de la competencia al de la colaboración y confianza  mutua.