20 Julio 2020

CON LA FUERZA DE “NOSOTROS”

Screenshot_20200706_215748
PABLO RIOS CIAFFARONI
ABOGADO

Kenzo Izu Fundador de Amigos sin fronteras dijo: “Le pregunté al Dalai Lama cuál es la clave para la Paz. Me dijo, ‘Piensa en Nosotros, no Yo’.

Estamos viviendo un tiempo de cambios profundos, la dinámica del tiempo parece hacer una pausa necesaria y forzada para sobrevivir los embates de la crisis sanitaria y social.

De un momento para otro nuestras vidas se detuvieron y nuestros hábitos se alteraron, ante la presencia de una amenaza planetaria de la cual no tenemos ningún tipo de control.

Surgió el miedo y la desconfianza hacia las viejas estructuras y sistemas políticos que nos gobiernan, los cuales a ratos resultan incompetentes para dar respuestas a las demandas de salud, pan, techo y abrigo.

Algo está cambiando!!!

Mientras la ciudadanía protesta y se organiza entorno a ollas solidarias, la clase política por ser en esencia partidista y fragmentada, no logra sintonizar con la confianza popular.

El ciudadano ve con sentimiento de sospecha las soluciones que provienen de las autoridades, las cuales están la mayoría de las veces motivadas por una ideología política individualista vestida de ciencia; dejando por ende de ser objetivas y apartándose de la visión total del problema.

Al teñir el diagnostico bajo el prisma interpretativo de una visión parcelada de la realidad, se apartan del principio de unidad y es así como surge el conflicto.

La actual crisis social y sanitaria es una tremenda oportunidad para ir al encuentro de objetivos comunes como país, y desde el “nosotros” buscar soluciones colectivas entre los distintos actores del quehacer social.

El paradigma individualista y egocéntrico del “Yo” imperante hasta el día de hoy, se está transformando lentamente en la conciencia del “Nosotros”.

Estamos frente a la coyuntura histórica necesaria para convenir un nuevo pacto social bajo un nuevo estado de conciencia universal.

En el equilibrio natural las especies compiten por territorio, pareja y alimento, pero ante las amenazas comunes exhiben un comportamiento de interés para la ciencia, basados en la cooperación y en la unidad.

Cuando una persona, un pueblo, una nación descubren el sentido de su vida, toda su existencia se vuelve felicidad automáticamente, porque todo lo que se hace se ordena en base a los objetivos de bienestar.

Lentamente se está formando una nueva civilización, donde nada será igual que antes, las relaciones humanas, como las relaciones entre países deberán mutar hacia una nueva ética de relación y de confianza.

El dejar de lado nuestros egoísmos y diferencias por un objetivo común de país y comenzar a pensar en el “Nosotros”, no es tan solo un simple deseo, es un imperativo de supervivencia.

Ya lo decía en su tiempo el psicoanalista Carl Jung cuando nos prevenía que “A través del orgullo nos engañamos nosotros mismos”, por tanto, la invitación es a trascender el individualismo y la soberbia y conectar con el prójimo respetando su dignidad.

En la medida que entendamos que nuestra fuerza como comunidad nacional, está más allá de cualquier tipo de diferencias, y que el futuro lo escribiremos con los colores de la diversidad y de la unidad, vamos a poder entender y experimentar la fuerza del “NOSOTROS” y cambiar el rumbo de la historia.