27 Agosto 2019

CUANDO SE JODIO AYSÉN

ANDRES GILLMORE
Andrés Gillmore

La frase de cuando se “Jodio Aysén”, es una reminiscencia adaptada de la célebre frase del ganador del premio Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, en su libro “Conversación en la Catedral” donde en la primera página el protagonista de la historia, se pregunta a sí mismo cuándo se “Jodió el Perú”; la obra fue escrita en la década de los 80 del siglo pasado y Vargas Llosa ha dicho que es su mejor obra. El Perú en la actualidad es el país con más ex-presidentes prófugos y presos de latinoamérica por corrupción y estafa. Estoy releyendo el libro y por eso la frase me llego y me pregunté entonces, cuando se Jodio Aysén; porque en verdad siento que la región está a punto de joderse y no es chiste, si los intereses en transformar la región en territorio salmonero y minero logran su objetivo.

Aysén por suerte aun no esta tan jodido como pudiera pensarse, pero si todo sigue por el sendero en que están manipulando a la región en la actualidad y de acuerdo con las intenciones del actual gobierno, que pretende transformar a una región espléndida y única como Aysén en territorio extractivista basados en la salmonicultura y la minería y ese objetivo logra concretarse en un hecho real es sin vuelta atrás, de una realidad que atormenta a todos aquellos que de una u otra manera amamos Aysén por sobre todas las cosas y hemos dedicado toda una vida a velar por la sustentabilidad de sus comunidades desde 1984 a la fecha en la cuenca del lago General Carrera.

Reflexionando sobre el tema de cómo se empezó a Joderse Aysén, me puse a pensar y muchos podrían decir que Aysén pudo haber empezado a joderse, cuando el gobierno de Patricio Aylwin en 1990 se asoció al Mercosur y líquido de una pasada la forma histórica que tenia la región de desarrollarse, que era por medio de la ganadería extensiva ovina y bovina. Con esa asociación se perdieron los mercados históricos de lana al quebrar la industria textil chilena y la pobreza llegó a un Aysén como nunca se había visto antes, que obligó a mucha gente a vender sus campos a intereses foráneos para parar la olla (Andronico Luksic por ese motivo compra casi todos los predios de Villa Ohiggns y Douglas Tompkins, le compra el predio de Valle Chacabuco a la colonia belga en Cochrane y Enrique Alcalde los predios del sector El Manzano al sur) de una región que que siempre había tenido una alta demanda por todo lo que producía en términos de lana y venta de ganado vacuno en pie para surtir el mercado santiaguino de consumo. Incluso se vendía muy bien el queso Mañihuales en los supermercados santiaguinos, que producía la planta faenadora de Coyhaique, que además exportaba liebres a Europa y que la calidad de vida comparativamente con el resto de Chile era buena y con proyección de futuro.

Otros más extremistas podrían decir que Aysén pudo haberse jodido, cuando se inauguró la Carretera Austral Norte en una primera etapa y posteriormente el tramo sur hasta Cochrane por la dictadura y luego por el gobierno de Aylwin el tramo hasta Caleta Tortel, de un proyecto que no fue implementado como una inversión económica de desarrollo social en su base de sustentación cultural, productivo y su construcción fue más que nada, para que pasaran los tanques y las tropas en caso de una litigio bélico con Argentina y que por ese motivo a la larga y a la corta, lo único que posibilitó realmente la Carretera Austral en sus inicios, fue la llegada de intereses extractivistas foráneos a la región, contaminando y destruyendo todo lo que tocan.

Unos más audaces podrían decir que todo empezó a Joderse literalmente, cuando en el año 1991 hizo erupción en Volcán Hudson y el gobierno de la época de Patricio Aylwin no hizo nada para mejorar la desgracia que habían sufrido los pobladores de la cuenca del lago General Carrera y del Valle Huemules, que lo perdieron todo y literalmente se olvidaron del tema y pusieron esta frase célebre en el contexto nacional de la época y que tanto escuche en esos años, en que la economía de mercado lo era todo “ si no son capaces de competir, entonces tapenlos con diario”. Otros podrán decir que Aysén se jodio, cuando los salmoneros con el beneplácito del gobierno de Ricardo Lagos en 1994, se transformaron en los supuestos líderes del desarrollo “sustentable” de Aysén y se apoderaron del litoral y literalmente lo contaminaron como nunca nos habíamos imaginado.

También podría decirse que todo empezó a joderse, cuando llegaron a la región una cantidad inverosímiles de seudos empresarios chilenos desde mediados de los años 90, que estaban acostumbrados a hacer de las suyas en sus orígenes, que vieron en Aysén una oportunidad de hacer negocios insustentables y empezaron concienzudamente a mirar en menos a las comunidades descendientes de los colonos y proyectar desarrollos atentatorios en contra del valor más importante de la región, como lo es la calidad escénica y ambiental, su flora y fauna, su denominación de origen y el sello verde de los productos y servicios que se prestan en el territorio y que a nivel planetario son considerados únicos.

Podríamos decir también que Aysén empezó a Joderse, cuando el nefasto Pablo Longueira (UDI) fue nominado en el primer gobierno de Sebastián Piñera como ministro de Economía y que su nominación tenía como objetivo de base, proyectarlo como candidato a la Moneda de la ultraderecha chilena y para ello logró un acuerdo con los industriales pesqueros, de sacar adelante la Ley de Pesca, para literalmente privatizar el mar chileno, (tal como sucedió) ley que con el tiempo fue conocida como la Ley Longueira y que los industriales pesqueros le devolverían el favor al señor Longueira si concretaba la ley de pesca, financiandole la campaña electoral para que llegara a la Moneda. Los intereses de transformarlo en Pdte de la República, sucumbieron cuando la señora de Longueira lo pilló en un lío de faldas con una diputada de la plaza y no tuvo otra alternativa que pasar parte de colapso nervioso a los intereses creados y se retiró al fundo de la familia en Melipilla, a meditar sobre la inmortalidad del cangrejo y lo que pudo haber sido y no fue, por suerte. Pero cumplió con el trato y la Ley Longueira fue aprobada y transformó el litoral de Aysén en un basurero y transformaron a los pescadores artesanales en mano de obra barata para la industria salmonera.

Otros dicen que Aysén se Jodio, cuando el poca cosa de Iván Fuentes, el vocero de los pescadores artesanales de Aysén, que lideró el MOVIMIENTO SOCIAL POR AYSÉN, tuvo hipnotizado a todo Chile con su hablar en parábolas evangélicas y como el hombre no era de fierro como decía ser, no encontró nada mejor que traicionar a la región, sin importarle las consecuencias de su decisión, para tanta gente que lo admiraba y le quería y se transformó en un títere de los industriales pesqueros al venderse a los intereses creados que representaba en la época el ex senador Demócrata Cristiano por Aysén, Patricio Walker Prieto, que le concedió un sueldo mensual para que se desestrezara y para mejorar la oferta, le concedió una nominación como candidato a diputado por la DC en Aysén, a cambio que desapareciera del mapa, se olvidara del Movimiento Social, apoyará la ley de pesca y destruyó la esperanza de toda una región que confió en el. El senador Patricio Walker entendió que había colmado a la región con su perfomance y opto sanamente de retirarse al mundo privado y no fue a la reelección.

En términos políticos, algunos extremistas dirían que todo empezó a joderse en Aysén, cuando tomamos conciencia los pobladores rurales tanto del norte como del sur, que los partidos políticos regionales y el mismo Gobierno regional, le importaba un rábano el desarrollo sustentable de la región y menos el de sus comunidades; que eran simples buzones de directivas partidarias en Santiago y que nunca han pretendido representar los intereses regionales ante el congreso y para congraciarse con las directivas santiaguinas, no dudaban en apoyar proyectos nefastos para las comunidades como Alumisa, HidroAysén y Central Cuervo. En este mismo tema, algunos dicen y me sumo, que Aysén posiblemente empezó a Joderse, cuando entró al mundo político el nefasto en términos de desarrollo sustentable, el ciudadano David Sandoval Plaza (UDI), que llegó a la región en la década de los años 80, aduciendo que la dictadura lo perseguía, que pasaba el tiempo tomando mate con Clodomiro Almeyda, (relegado político de la dictadura en Chile-chico) que al caer la dictadura se transformó de la noche a la mañana en un UDI y de los peores y lamentablemente fue elegido alcalde de Chile chico en los años 90, pasando posteriormente por la alcaldía de Cochrane y Coyhaique y luego con el apoyo de la tercera edad y las organizaciones deportivas de Aysén, tomado harto mate al recaudo de un buen fuego, fue elegido diputado por dos períodos y hace un año en senador de la república y se transformó en el representante de las salmoneras, de los proyectos hidroeléctricos y hace poco de los intereses mineros en Aysén; que pretenden intervenir la región y destruir la sustentabilidad de miles de personas.

También podríamos decir que Aysén empezó a Joderse, cuando por necesidad de sobrevivencia ante la pérdida de los mercados ganaderos que históricamente sustentaban la región, varios nos vimos en la obligación de desarrollar el turismo de intereses especiales en los años 90 y donde no hubo apoyo alguno por parte del Estado de Chile. Posteriormente veinte años después y luego de un largo proceso de orden netamente privado y de mucho esfuerzo, el Estado toma la actividad turística como propia y Sernatur Aysén invierte en la actualidad grandes sumas de dinero promocionando Aysén como destino único a nivel planetario y se olvida de planificar estratégicamente ese crecimiento ante la fuerte demanda y no realiza estudios de las capacidades de carga de la actividad turística, en temas tan fundamentales como aguas servidas, basura, congestión territorial, servicios y medios productivos y nos encontramos que en la actualidad la actividad turística está empezando a generar buenos dividendos económicos en las comunidades, pero carece de orden y perspectiva de futuro, al empezar a encontrarse serios y lamentables polos de contaminación. En una región que se auto denomina como una RESERVA DE VIDA.

Se podría decir tambien que Aysén comenzó a Joderse, cuando llegaron a la región organizaciones que se allegaron al territorio, con el discurso que ellos aportarían todo lo necesario para que la región fundamentara las bases de un desarrollo sustentable para sus comunidades y llegaron instituciones como el CIEP (Centro de Investigación y Estudios de la Patagonia) que se suponía elevarian el estándar del debate sobre desarrollo sustentable y su relación con el medio ambiente. Que actuarían como garante ético y moral ante las empresas que fueran en contra del medio ambiente regional y por ende de las comunidades y no sucedió nada de eso. Se descubrió que estaba financiado por los salmoneros (SalmonChile) los más contaminadores dela región en la actualidad y que la condición era no denunciar la extrema contaminación que hacen en el litoral de Aysén; osea que de garantes nada.

Lo mismo sucedió con Fundación Tompkins, que llegó a la región con su proyecto de Parques Patagonia, que se suponía era un aporte a la sustentabilidad de la región y muy especialmente al de la cuenca del lago General Carrera, que lucha desde 1994 ante los intereses extractivistas salmoneros y de HidroAysén y al final, después de todo el magnífico discurso ecológico, para conseguir la financiación de sus Parques Patagonia, a petición del gobierno de Piñera y de esa manera no obstaculizar la financiación de los Parques, hace caso omiso de la llegada de la minera los Domos a la cuenca del lago General Carrera y negocia con el ministerio de Bienes Nacionales la desafectación de decenas de miles de hectáreas para entregarlas a la referida minera; traicionado la premisa máxima que dice la Fundación representar, poniendo a las comunidades de la cuenca del lago General Carrera entre la espada y la pared, obligandolas a tener que entablar nuevamente una gran batalla ante el gobierno y las empresas mineras, para no permitir la irrupción minera en la cuenca del lago General Carrera

Si los planes de las transnacionales mineras, representadas por el senador David Sandoval Plaza (UDI) se concretan y logran desarrollar el proyecto minero Los Domos en la cuenca del lago General Carrera. Lo más seguro, es que en quince años más, nos preguntemos cuándo se jodió Aysén y contestare sin ninguna duda. El dia en que los intereses mineros se apoderaron de la cuenca del lago Carrera y lo estrujaron desde las mismas entrañas y el senador David Sandoval Plaza ganó la batalla.

Ese día comenzó el proceso de contaminación de las aguas subterráneas, comenzó el trizado la olla del lago General Carrera y los químicos que utilizo para subir el mineral en pozos de relave y en los diques de cola, comenzó a filtrarse inapelablemente en las prístinas aguas del lago General Carrera y desde ese día todo fue en franca decadencia. Con los años las comunidades se fueron acostumbrando a no tomar agua de la llave, porque la del lago solo servía para ser utilizadas en los baños y por ningún motivo para cocinar.

Con el tiempo las cerezas de chile-chico no fueron exportadas a China y California como venía sucediendo, por la contaminación de las aguas. Lo mismo pasó con la viticultura, que estaba produciéndose en Chile-chico y reconocido como el vino más austral del planeta. Los productos agrícolas de Chile-chico no eran considerados por la huella de carbono. La ganadería que pudo haber vuelto en gloria y majestad con carne de calidad, al contaminarse las aguas no tenian mercado. La actividad turística que había salvado a la cuenca del lago General Carrera de la pobreza más miserable, con el pasar de los años fue debilitándose por la contaminación del lago y los ríos, por la falta de regulación y respeto por las capacidades de carga y el medio ambiente.

Por suerte Aysén posee una riqueza ambiental, escénica, social y cultural única en Chile y el planeta y en la actualidad sin temor a equivocarme puedo decir, que es la región con más futuro sustentable de Chile. Si logramos eliminar los intereses extractivistas de salmoneros y mineros y dejamos que las comunidades de Aysén se desarrollen en base a sus potencialidades propias en la ganadería, agricultura, fruticultura, pesca artesanal, viticultura y turismo de intereses especiales; podríamos decir que Aysén estuvo a punto de Joderse, pero por suerte eso no sucedió. Esta en nosotros entender este paradigma y llevarlo a cabo, por el bien de nosotros mismos, de la región, Chile y el planeta.