26 Febrero 2017

EL BESO COMO SIGNO DE AMOR Y CARIÑO ESTÁ CAYENDO EN LA BANALIZACIÓN FESTIVALERA

HUGO
HUGO PÉREZ WHITE
Profesor

El beso es un acto que expresa amor, sin embargo este sencillo gesto se ha popularizado con besos en las mejillas una, dos o tres veces según sea los países que tengan esta costumbre, siendo hoy día un saludo habitual, como años atrás lo fue un apretón de manos.

Poco a poco esta costumbre se ha ido perdiendo en el tiempo y así fue como los pueblos han transformado sus hábitos sociales y sus relaciones interpersonales.

Los procesos socioculturales también se han transformado y hay que acostumbrarse a ellos, sin dejar de luchar por mantener sus costumbres si estas conductas son positivas.

El beso, actualmente, es usado como un acto protocolar y es habitual ver en diferentes ceremonias públicas a autoridades y dirigentes de todos los niveles bajar ágilmente de los estrados en que se encuentran circunstancialmente para congraciarse con sus seguidores y mediante un beso en la mejilla transmiten el afecto que los une en ese momento con los ciudadanos.

Pese a todas las especulaciones que se puedan hacer al respecto, no dejan de ser válidas estas conjeturas porque existiendo besos que expresan amor, como el de los padres cuando se despiden de sus hijos camino a la escuela y la alegría que se experimenta cuando sus retoños vuelven sanos y salvos al hogar, también existen aquellos que hoy se dan por simples compromisos sociales.

Los años corren raudos en nuestras vidas y no nos damos cuenta cómo marcan su paso implacable en el cuerpo y en el alma y nos sentimos gratificados cuando recibimos un afectuoso beso de los hijos en nuestras mejillas y es entonces cuando sentimos que nuestra frente arrugada por el fuerte sol del desierto o por el frío penetrante del sur se abre tiernamente al amor y la piel flácida propia de la vejez se siente rejuvenecida al recibir el beso cariñoso de los nietos que son la prolongación de la vida y el amor.

El beso a pesar de ser un acto íntimo y personal, ha pasado a ser un hábito común y de fácil visualización que ya no causa extrañeza.

Los sociólogos dicen que es la modernidad que llega con todos sus cambios y a ello hay que acostumbrarse por lo tanto con esa premisa muchas cosas más serán diferentes en el futuro y es mejor estar sicológicamente preparados para aceptarlas como ya lo estamos viendo a diario o sucumbir en el aislamiento social.

Los festivales musicales que se realizan en diversas ciudades del país están demostrando que el beso pasó a ser una ceremonia festiva y sensual en que los animadores en forma oficial y con la venia de los organizadores ponen al beso.

El beso sublime, acogedor y acaparador de ilusiones amorosas ha caído en el desprestigio nacional y millones de espectadores tienen que tragarse la excitación de una multitud que grita apasionadamente..el beso..el beso…y el beso llega no sin antes toda una escena mórbida que alimenta los egos de quienes son los protagonistas del espectáculo.