23 Abril 2020

EL COVID-19 Y CAMBIO DE PARADIGMA

Screenshot_20200423_203250
SARA BLUN

Mientras todas las autoridades estatales y de organismos internacionales debaten respecto al confinamiento, usted y yo, como muchos, vive un periodo de incertidumbre, tanto más grande que cuando por la televisión vimos la caída de las Torres Gemelas en 2001, donde comenzamos a percibir como amenaza al radicalismo islámico.

Definitivamente, la amenaza mutó a un material genético envuelto en una membrana que, a través de un microscopio, pareciera tener una “corona” de ahí su nombre, “coronavirus”, lo terrible, es que pese a que su brote fue hace un par de meses en China, desconocemos todo de ese “pequeño bicharraco”.

Hemos aprendido sobre la marcha, en un inicio las autoridades decían “las mascarillas no son efectivas”, y hoy, se transformó en obligatoria en espacios públicos, y así como lo anterior, podemos encontrar muchas otras contradicciones.

Lo único cierto, es que la comunidad científica esta estudiando a toda velocidad el virus, que más de dos millones de personas en el Mundo se han contagiado y que lo único efectivo es el confinamiento y aislamiento social. Lo anterior, genera un tremendo dilema en términos económicos, de ahí que hace unos días el presidente argentino, Alberto Fernández señalará: “Los prefiero pobres a muertos”.

La informalidad laboral de miles de personas, sumado a la fragilidad del empleo, podría generar que quienes no mueran por el virus, puedan no tener que comer. Por ello, la mayoría de los Estados han apostado por bonos de rescate y endeudamiento estatal, con el fin de apalear la crisis económica.

En Chile las autoridades, mantienen un discurso que aparentemente busca aplanar la curva de contagio, o sea evitar que los contagios sigan al alza. Lo que no se ha logrado, debido a que las medidas de cuarentena han sido limitadas, así como, tampoco se han tomado medidas radicales respecto a la circulación interna (entre regiones) o desde el exterior. Lo que ha generado un desgaste del sistema económico, entorno a la “crónica de una muerte anunciada”.

Estamos en un pésimo escenario, aún no llega el invierno acompañado de las enfermedades estacionales, junto con ello, el frío un enemigo de las enfermedades respiratorias. A esto, se suma que nuestro sistema de salud es débil en esencia, es la presentación de la brutal brecha de acceso social.

Pese a lo anterior, las autoridades continúan apostado a que la economía no se derrumbe, pero Italia y España, ya pasaron por esta etapa del dilema, y lo único que recomiendan es endurecer el confinamiento, aunque ello significa una catástrofe económica.

En resumen, esto de la pandemia, recién comienza, y nos enfrentaremos a un cambio profundo en la forma de vivir, todo apunta a que el distanciamiento social nos acompañara mucho tiempo más. Paradójicamente el precio del barril de petróleo, también llamado oro negro, llegó a menos de un dólar, y los artículos de aseo se volvieron escasos y aumentaron exponencialmente su demanda.

Desde el COVID-19, seremos una generación de un antes y un después!