11 Junio 2018

EL MINISTRO Y EL SENADOR

ANDRES GILLMORE
Andrés Gillmore

Hace 4 años el comité de ministros del gobierno de Michelle Bachelet, en una decisión unánime y totalmente fuera de contexto de lo que se había realizado hasta ese entonces en lo referente a proyectos de desarrollo energético, rechazo el proyecto HidroAysén y se puede decir que cambio en muchos sentidos la percepción de la forma en que podríamos buscar el desarrollo.

La decisión se tomó en una primera instancia pensando en la sustentabilidad de la región de Aysén y su fantástica proyección de futuro y en segunda instancia del país como un todo, al entenderse que Aysén una región extrema, se merecía todo el respeto en su forma y fondo y que sus comunidades debían tener la posibilidad de crecer y desarrollarse sustentablemente por sobre todas las cosas. El trabajo desarrollado en contra de la intención de HidroAysén por parte de las organizaciones representantes de la comunidad, las diferentes ONG que entraron en batalla y la comisión investigadora de la cámara de diputados, era certero y preciso, al haber demostrado que más que un proyecto energético era un negociado y por consiguiente el proyecto fue desechado y cambio la historia y la proyección de Aysén, en lo que podría considerarse como una decisión histórica y que entre otras cosas, cambio la visión de desarrollo, marcando un precedente de gran sustentabilidad, que dio inicio a la revolución de las Energías Renovables No Convencionales en Chile, que no es un tema menor bajo ningún punto de vista

Mucho de lo que habría inundado este nefasto proyecto energético, en la actualidad es lo que se denomina Red de Parques de la Patagonia y se ha dado comienzo a una nueva manera de proyectar el desarrollo de Aysén y fundamentar su futuro. Todo lo que se diga en contra de la consolidación de este portentoso proyecto ambiental, esta fuera de contexto y no se esta pensando en el perfil del Aysén sustentable del presente y en el futuro de las comunidades, para preservar el territorio y consolidar definitivamente los objetivos heredados desde los tiempos de la colonización. Cuando un grupo de colonos en Chile Chico, tuvo el arrojo, la valentía y la capacidad de hacerle frente a un gran conglomerado económico, como lo era en ese entonces la Sociedad Explotadora Río Baker y defendió sus derechos a pesar de todo y de todos, en lo que reconocemos como un hecho histórico y de gran trascendencia como lo fue el episodio de la Guerra de Chile Chico ocurrido a principios del siglo 20.

Si en ese entonces ese grupo de valerosos colonos se hubiesen dejado avasallar por los intereses creados y no hubiesen defendido sus derechos, es indudable que Chile Chico y el sur de Aysén no hubiese tenido la proyección que tiene en la actualidad. Por ello la defensa de la cuenca del Baker ante los intereses de HidroAysén, tal como sucedió con la Guerra de Chile Chico, marcó un antes y un después para la región.

Es lógico y de sentido común, que todas la actividades productivas deben tener cabida en una región con la potencialidad de Aysén, pero es indudable que no se debe claudicar y nunca dejar de lado, que todo desarrollo productivo sea este cual sea, debe proponer sustentabilidad y respeto por la territorialidad ambiental y su proyección social, que a fin de cuentas es la base de sustentación del todo regional del cual dependen las actuales generaciones y las que vendrán.

La actividad turística ha permitido con gran esfuerzo por parte de las comunidades y con apoyo de los diferentes instrumentos del Estado, tener la posibilidad de implementar una mejora sustancial en la calidad de vida de las comunidades de norte a sur de cordillera a mar, permitiéndoles involucrarse en esta actividad productiva sin chimenea, determinando y proponiendo una forma de hacer que va mucho más haya que simplemente recibir turistas, darles cobijo, alimentarlos y divertirlos con actividades. La actividad turística proyecta y desarrolla todo un aparataje en lo que a infraestructura se refiere, que involucra mucha mano de obra en el proceso de construcción, en la generación de materiales, diseño y servicios en esta área; comercio, mantención, administración, procesos laborales de especialización, mejorando la plusvalía de la tierra y por sobre todas las cosas, generando calidad de vida en las localidades del Aysén de todos y no solo en el de unos pocos, como siempre sucede.

El senador David Sandoval (UDI) siempre ha enemigo de todo lo que tenga que ver con desarrollo sustentable y turismo. Cuando era diputado y lo fue por ocho años, fue defensor acérrimo de HidroAysén y nunca le importo las implicaciones negativas para el medio ambiente ambiente y lo que eso significaba para las comunidades y nunca se preocupo de fiscalizar la actividad minera y menos la salmonera para que no contaminaran el legado ambiental a la que tienen derecho los habitantes de Aysén.

Como senador recién electo, inexplicablemente a tres meses de haber asumido la senaduría por Aysén, se ha transformado en el enemigo número uno de la Red de Parques Patagonia y continúa siendo el representante de las transnacionales mineras y salmoneras en la región y no ha dudado en menoscabar la Red de Parques. Como estrategia, trae a la región al Ministro de Bienes Nacionales el señor Felipe Ward y lo lleva directo a Chile Chico a juntarse con su grupo de amigos, gente de su partido y con gente de la minera Cerro Bayo, para que le digan al ministro que están en contra del Parque Patagonia, porque Chile Chico es un pueblo minero y que la Red de Parques de la Patagonia es atentatorio contra la actividad minera y eso no es hablar con la verdad y no entender la diversidad que existe en la comuna de Chile chico, que entre otras cosas, es una de las más grande territorialmente de Chile y por lo tanto con una gran diversidad de actividades, que deben desarrollarse con respeto ante el medio en donde estan imbuidas.

El senador Sandoval Plaza que se supone es un representante de todos los habitantes de la región, no le organizó al señor ministro de Bienes Nacionales, ninguna reunión con las diversas Asociaciones Gremiales (AG) de Turismo de las localidades de Villa Mallin Grande, Puerto Guadal, Puerto Bertrand y con ninguna de sus Juntas de Vecinos, tampoco con la Corporación Costa Carrera (que agrupa a la gran mayoría de empresarios turísticos de la Cuenca del Lago Carrera y parte de la ZOIT Chelenko) con nadie de CODESA (Corporación para el Desarrollo de Aysén) para escuchar la otra visión del tema y entender que el Municipio de Chile Chico es mucho más que minería, que también es ganadería, turismo y agricultura, que le hubiesen explicado al ministro lo que mucha gente de las localidades piensa sobre la Red de Parques Patagonia y que ven al proyecto, como una fuente de desarrollo sustentable y que el mayor problema de la minería y especialmente la desarrollada por la empresa Cerro Bayo Mining Company (Canadiense) es que contamina todo lo que toca, que tiene a sus trabajadores en condiciones laborales que dejan mucho que desear, por una empresa que entre otras cosas, ha usado la laguna verde como pozo de relave y dique de cola contaminándola y destruyéndola.

La Red de Parques Patagonia es por sobre todas las cosas una visión de desarrollo sustentable con proyección de futuro, que involucra a la región como un todo y proyecta a la región mundialmente y que es una forma de preservar el legado escénico y ambiental del sur de Aysén. No como la minería, que no se proyecta por más de 15 años de explotación y como todos sabemos dado los diferentes ejemplos a nivel nacional, al terminar la faena dejan un legado de destrucción y contaminación, con repercusiones ambientales muy negativas.

Hubiera sido interesante explicarle al Ministro, la existencia del proyecto ZOIT (Zona de Interés Turística) del Lago Carrera(Chelenko) aprobado por el gobierno el 2017 y la magnífica proyección de futuro que propone en las comunidades. Si la minería que desarrolla la empresa Cerro Bayo respetara el medio ambiente (cosa que no hace), creará buenas condiciones laborales para sus trabajadores, pagará sus impuestos en la comuna, dejara de contaminar, seria una magnifica base para la sustentabilidad económica de la comuna de Chile Chico.