10 Abril 2018

EL POLÍTICAMENTE INCORRECTO JOSÉ ANTONIO KAST

devia
FRANCISCO DEVIA ALDUNATE
Abogado y militante RN

La vil y cobarde agresión sufrida días atrás por José Antonio Kast por parte de un grupo de “estudiantes” de la Universidad Arturo Prat de Iquique, y la quema de un muñeco que lo representaba en el “Centro Cultural de Playa Ancha”, son actos deplorables, derivados de la intolerancia, el resentimiento y el revanchismo político dirigido contra un ex candidato Presidencial, que se ha caracterizado por su convicción en la defensa de sus valores: pro vida, familia, propiedad, orden y libertades, como también, por criticar abiertamente la gestión de la ex Presidenta Michelle Bachelet, en lo que fue su conducción en materia de seguridad pública y en especial, en la Araucanía, entre otros temas.

Afirmar públicamente hoy ser católico o evangélico, heterosexual, casado y con hijos es prácticamente un lastre, una suerte de carga social y política. Tener dichas características transformaría a esos individuos en seres políticamente incorrectos, según la mirada del “mundo progresista”. Por ello, José Antonio Kast, entre otros políticos, están alzando la voz para amparar y promover los derechos de aquella mayoría silenciosa que no se moviliza, pero que no por ello deja de pensar y sentir.

Sin embargo, la intolerancia política lamentablemente no sólo se da en el ámbito Universitario, sino que también en el sector público y con mucha fuerza, en el mundo sindical.

Por ejemplo, años atrás, junto a dos amigos postulamos al Directorio de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) conformando la Lista F. Se nos catalogó de fascistas, momios, entre otros calificativos que no son del caso enumerar, sorprendiéndonos la virulencia o violencia verbal de algunos Dirigentes de la ANEF.

En una ocasión, una Dirigente Nacional, micrófono en mano, señaló que nuestra Lista nunca debió haber sido autorizada para participar en esa elección, ya que “nuestras manos estaban manchadas con sangre, por ser hijos de la Dictadura de Pinochet” y que “la Derecha Golpista jamás tendría un puesto en ese Directorio”. Teníamos suerte de no haber sido expulsados de la sede de la ANEF, concluyó.

Pese a tan amable exhortación, cabe decir que jamás fuimos agredidos físicamente, y salvo dos casos muy puntuales, se nos respetó nuestra calidad de dirigentes sindicales. Es decir, tuvimos mejor suerte que el ex Candidato Presidencial en su paso por Iquique

¿Por qué José Antonio Kast provoca un rechazo visceral de algunos sectores de la extrema izquierda?

A mi juicio, porque es coherente y convincente en la defensa de una posición conservadora, que va en contra del discurso histórico tradicional de la izquierda, junto con una frialdad y tranquilidad no acostumbrada al Chile violento de hoy, el cual está muy lejos de practicar la paciencia budista. Su sola presencia polarizaría, según sus detractores más furibundos.

Finalmente, José Antonio Kast como otros personeros de la Derecha – me refiero a la social y a la liberal- han condenado en forma categórica las violaciones sistemáticas de los derechos humanos que sufren los habitantes de Cuba, Venezuela y en Corea del Norte, denunciando que es una hipocresía o simplemente, un claro y categórico doble estándar, el no condenar la conducción de dichos Gobiernos en esa materia.