5 Octubre 2017

FALTA COORDINACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS EN AYSÉN

ANDRES GILLMORE
ANDRES GILLMORE

Estamos en pleno proceso de decisión de quien administrara el país desde la Moneda y como región impar, toca elegir además de diputados a los senadores, que aumenta el desafío en un punto de inflexión regional importante, si tenemos en cuenta que de aquí en adelante Aysén debe tener la capacidad de estructurar su Plan de Desarrollo Regional y proyectarlo al futuro sustentablemente. Los que queden a cargo de representar la región en el congreso, tendrán la responsabilidad de cimentar las bases de la proyección regional y deben hacerlo sin olvidar las ventajas comparativas de Aysén y que las comunidades de norte a sur, de cordillera a mar dependen de esas decisiones para mejorar su calidad de vida y tener esperanza por el futuro.

Lamentablemente lideranzas de fuera del mundo ciudadano involucrado con el quehacer ambiental de la región, que han dado la cara por muchos años, entablando la gran batalla por el quehacer de lo que es la región en la actualidad y su proyección de desarrollo sustentable, que podrían haber aportado puntos de vistas en este sentido en relación directa con las comunidades se restaron de ser candidatos, creándose un vacío importante en la parte más sustancial de la proyección de Aysén, que no es otra que la defensa ambiental del patrimonio natural, cultural y social de la región; por no tener equipos de trabajo que les permitieran enfrentar al ruedo político con cierta competitividad y como siempre sucede en estos casos, los intereses de los partidos políticos terminaron predominando, dejando fuera de competencia intereses que de verdad son regionales y se siente el vacío de no contar con esas propuestas que son el verdadero futuro de Aysén

Algunos de los actuales candidatos que se dicen independientes, en la verdad sabemos que eso no es así, al ser antiguos militantes de partidos políticos, que han renunciado a estas organizaciones como estrategia para poder estar de candidatos, más que por una convicción de ser independientes y regionalistas, generan importantes dudas en la ciudadanía, porque se entiende que los mandos centralistas de los partidos políticos terminan contaminando la forma en cómo se desempeñan los congresistas, manipulando la forma en que legislan y votan por las diferentes leyes. Uno de los grandes problemas con lo que conviven las regiones y la región de Aysén no escapa a la regla, es que los intereses creados de las grandes corporaciones terminan tomando la representación política y la toma de decisiones, que en la región esos intereses creados tienen los nombres propios de salmoneros, mineros y energéticos. Si la nueva representación en el congreso no tiene la capacidad de fiscalizar como corresponde estas actividades y exigirles el cumplimiento de las normativas ambientales, Aysén estaría complicando su futuro y su sustentabilidad, destruyendo sus ventajas comparativas y estaría destruyendo su calidad escénica, ambiental y cultural.

El gran déficit que el centralismo proporciona al mundo regional, es que los servicios públicos no se relacionan con las necesidades regionales y en estricto rigor son buzones de las políticas que desarrolla la Moneda y no trabajan mancomunadamente por el desarrollo regional con las comunidades. En Aysén los gobiernos han confundido a las comunidades con reuniones informativas, donde las decisiones están tomadas de antemano y las reuniones son solo el cumplimiento de un protocolo, realizado con cariño y amistosamente por los funcionarios, pero no es un debate real de las estrategias y lo que necesitan las comunidades que no es otra cosa que las escuchen y las tomen en cuenta en forma y fondo. La mayor crítica de la comunidad de Cerro Castillo ante el cambio de Reserva a Parque Nacional, es que las autoridades no han entregado información de lo que significa en sus ventajas y desventajas, no saben nada del tema y no se les consultó. Las comunidades de Puyuhuapi, Marín Balmaceda y Puerto Cisnes lo que más han reclamado por el tema de los transbordos, es que OOPP no les ha consultado la forma y el fondo de lo que necesitan y eso ha traído innumerables perjuicios para estas localidades. La comunidad de Río Tranquilo reclama de Aguas Patagonia, que nunca les consulto por el proyecto de alcantarillado de la localidad y su mal funcionamiento en parte se debe a ello al no haber sabido recibir su experiencia.

La falta de coordinación entre los diferentes servicios públicos se nota y mucho, ante los diferentes problemas que han surgido y sobre todo en lo concerniente a los temas ambientales, que para Aysén son de gran importancia. Lo ocurrido en la explotación de la Minera Cerro Bayo en laguna Verde en fachinal, donde todavía continúan desaparecidos los dos mineros y que se contamino una laguna que era un verdadero patrimonio natural, al usarla como pozo de relave y dique de cola, de una laguna que antes de la intervención era refugio de Flamencos, Patos, Caiquenes y Avutardas y que además esta minera operaba sin los permisos correspondientes, pone de manifiesto que la falta de coordinación permitio esta aberración.

Lo que esta sucediendo con los ataques reiterativos que han estado sufriendo los huemules por perros asilvestrados y que recientemente en terrenos de EdelAysen una jauría correteo a una huemula preñada que terminó ahogada en el embalse de la hidroeléctrica y que los huemules se están contaminando con enfermedades que no les corresponde a su especie por la falta de un cierre perimetral adecuado del Parque Nacional Cerro Castillo y que es usado para pastoreo de ganado, deja de manifiesto esta realidad de la falta de coordinación. El tema de la basura y los vertederos municipales, no es un tema menor en toda la región y esta generando polos de contaminación por la actividad turística que deja muchos residuos y no se diseñan los basurales de acuerdo a esa realidad de uso. La mala gestión de Aguas Patagonia con sus plantas de tratamientos de aguas servidas mal diseñadas. Lo que esta sucediendo en el sector de Puyuhuapi con los trasbordos y la pésima gestión de OOPP, con barcazas de poca capacidad y con malos horarios de zarpe y recalada. La falta de estudios de carga de producción y servicios en las diferentes actividades productivas, hacen que Aysén este al borde del desastre ambiental y no es chiste

Si los servicios públicos tuvieran la capacidad de coordinarse entre si para superar los problemas con una planificación global, armónica, con objetivos comunes dentro de la natural diversificación propia de cada servicio, es indudable que se potenciarán entre si y serian servicios más vitales y con más capacidad de operación, aminorando las naturales deficiencia, haciendo que la financiación que siempre es escasa pueda proyectarse más certeramente. Esta claro que fácil es decirlo y difícil lograrlo. Pero es un punto que debe ser evaluado en la próxima gestión del gobierno regional, en la forma en que los futuros diputados deben fiscalizar y los senadores legislar; que en regiones con las características de Aysén, con una extensa territorialidad, gran diferenciación geográfica, podría ser la solución de muchos de los problemas que aquejan a la región y la oportunidad de marcar una diferencia positiva y ser más sustentables.

Analizando con una perspectiva ciudadana la proyección del Estado y su funciones en el mundo regional pensando en Aysén, no es difícil identificar visiones más certeras sobre cuál es realmente el rol del Estado en el ámbito social, cultural y ambiental, de cómo se debe actuar en el modelo de desarrollo ante los nuevos escenarios, situándonos en la disyuntiva de objetivar la proyección, la forma y el fondo que deben tener los servicios públicos ante los nuevos desafíos que tiene que adoptar el Estado en regiones y cuál debe ser su función en los desafíos del futuro, en la proyección del mundo globalizado regional, para entregar garantías a una sociedad ensimismada en sus propias realidades, que le cuesta entender que la participación ciudadana y la coordinación de los servicios públicos es esencial para que el Estado pueda cumplir con el rol que se le determine en función del desarrollo regional.