13 Mayo 2018

LA CONTAMINACION DEL AIRE QUE MATA

HUGO
Hugo Pérez White
Profesor

Mis ojos pagaban caro la odisea de caminar por las avenidas santiaguinas porque las lágrimas corrían por mi rostro como si estuviese despidiendo a un ser querido debido a la alta contaminación del aire que respiraba.

Ello me instó a buscar una ciudad más limpia para vivir alejado de esta inmundicia de aire contaminado de la capital y así llegué un día a la ciudad de Coyhaique y feliz estaba de volver a encontrarme con el aire prístino de la Patagonia.

Desgraciadamente han pasado inexorablemente los años con sus cambios y transformaciones, que hasta el aire está cambiando de color y las autoridades están haciendo lo posible por amortiguar los efectos nocivos para la salud ambiental de la contaminación que en algunos días ha llegado a índices alarmantes.

¿Estaremos condenados a seguir aspirando aire contaminado con las consecuencias negativas que deterioran la calidad de vida de todas las personas por vivir bajo un techo oscuro y maloliente del smog que cubre nuestro entorno?

Nuestros pulmones están empezando a sentir los efectos dañinos de la contaminación que nos acecha y de la cual suponíamos que nunca nos iba a afectar por el hecho de vivir en una región descontaminada.

Ahora nos encontramos con una ciudad altamente contaminada del país según los informes emanados de autoridades encargadas de realizar estas mediciones, mención que en nada nos enorgullece y debemos revertirla de inmediato con menos discursos y más medidas de recuperación no sólo de parte de las autoridades, sino de toda la comunidad y formar grupos de trabajo e integrar a ellas a los dirigentes de organizaciones comunitarias para discutir, escuchar y proponer medidas que ataquen directamente el problema ambiental en el tiempo presente porque mañana puede ser demasiado tarde.

Se puede hacer turismo de calidad y que puede ser generosamente retribuido por los visitantes que están buscando lugares que aún no estén contaminados, pero, como el informe dado a conocer públicamente por autoridades del ministerio de medio ambiente es lapidario son los niños y los ancianos los que sufren las consecuencias inmediatas.

Este informe parece ser de una veracidad incuestionable por lo cual debemos asumir las tareas sugeridas por los especialistas en materias medio ambientales sin sectarismos ideológicos ni diferenciaciones socio económicas, pues, la contaminación ambiental nos afecta a todos por parejo y no hace discriminaciones de ninguna especie a excepción de los ancianos y los niños que recién llegan a este mundo convulsionado por el aire contaminado quienes son los más susceptibles a sufrir las nefastas consecuencias de este mal que aqueja diariamente las puertas de nuestros hogares.

Ya es tiempo que las autoridades que manejan los problemas ambientales pongan más atención a este problema y den soluciones concretas que permitan disminuir la carga mortal que abundan en la atmósfera y dejen de lado momentáneamente los estudios ambientales de las localidades afectadas y entreguen soluciones a los pobladores que sufren diariamente los embates de la contaminación.