11 Septiembre 2017

MUEVAN LAS INDUSTRIAS Y NO AL ALMIRANTE MERINO

devia
FRANCISCO DEVIA ALDUNATE

La iniciativa de la diputada Karol Cariola de remover de la Escuela Naval la estatua del Almirante Toribio Merino me recordó la canción de los Prisioneros “Muevan las Industrias”, porque esa debiera ser la prioridad de la congresista comunista – aprovechando que el concepto de crecimiento económico volvió a ser valorado como tal – y no intentar cuestionar a actores y hechos del pasado, cuya interpretación histórica provoca una inmediata polarización en nuestra sociedad.

En Estados Unidos existe también un grupo de personas que están presionando a sus autoridades para que éstas ordenen la remoción y erradicación de una serie de monumentos y signos ubicados vinculados a los Confederados, en especial, su bandera y las estatuas de los Generales Lee y “Stonewall” Jackson, dado que en su opinión, éstas incentivarían el odio racial.

Cabe recordar que la abolición de la esclavitud fue una de las principales causas de la guerra de sesión de ese país, la cual provocó más de 600.000 muertes.

Este asunto está provocando un intenso debate entre los que apoyan esta causa y los que la rechazan. En la última encuesta que leí la semana pasada, ésta indicaba que la mayoría de la población considera la medida de remover las estatuas como una exageración, y evidentemente ese sentimiento predomina entre los simpatizantes republicanos.

En el caso de Chile, este revisionismo histórico de la diputada Cariola no es novedoso, y a mi juicio, coincide con las próximas elecciones Presidenciales y parlamentarias, por lo que su propuesta habría que entenderla en dicho contexto.

En consecuencia, si la compañera Cariola desea remover la estatua del Almirante Merino por votación popular, considero oportuna y legítima la propuesta del Diputado José Antonio Kast de utilizar un mecanismo similar optar por mantener o remover la estatua del ex Presidente Salvador Allende localizada en la Plaza de la Constitución.

Finalmente, recuperar tasas de crecimiento económico elevadas y el combate eficiente y eficaz a la delincuencia debieran ser el interés primordial de la citada diputada, y no sesgados recuerdos del pasado.