16 Junio 2017

¿QUIÉN ES EL RESPONSABLE DE LOS “EVENTOS” EN CALLES Y VEREDAS?

Pedro Durán
PEDRO DURÁN BRANCHI
Director Serviu Aysén

Basta dar una vuelta por el centro de Coyhaique o Puerto Aysén, para encontrarse con veredas y calles con evidente falta de mantenimiento. Los clásicos “eventos”, son una realidad con la que nos hemos acostumbrado a convivir, aunque de vez en cuando la ciudadanía reclama, con absoluta justificación, por no poder transitar con seguridad por las vías de las ciudades.

De hecho, las quejas nos llegan a diario y de manera personal hasta el Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), porque en la memoria colectiva existe el recuerdo que era precisamente nuestro organismo el encargado de solucionar este tipo de problemas.

Muchos se acordarán de nuestra última gran obra enmarcada en el Plan de Conservación de Vías Urbanas: la reposición de los pavimentos y veredas de Avenida Simpson, en Coyhaique, que implicó una inversión que bordeó los mil millones de pesos y que era una mejora muy esperada por la ciudadanía.

Pero, como bien se lee, fue nuestra última entrega de mantención y conservación de calles y veredas. Entonces, si hoy no le corresponde al Serviu, ¿quién debe hacerse responsable de la mejora de nuestras calles? La normativa es clara, pero relativamente nueva, por lo que se genera aún mucha confusión.

En febrero de 2016, la Intendencia Regional se reunió con la Asociación Regional de Municipalidades (Aremu), porque el plan de Conservación, no se había ejecutado “conforme a lo programado y no ha cubierto el total de las comunas comprometidas y, más aún, se observa que las calles indicadas en el Plan no se ajustan a las necesidades reales de mantención”, cita el documento oficial, firmado por el intendente de la época, el pasado 23 de marzo del 2016.

Por lo mismo, y tomando en cuenta la directa relación que existe entre las municipalidades con la realidad de su población, es que se acordó que serían los municipios, a través de sus proyectos de Conservación de calles, quienes se harían cargo de la ejecución de dichas obras.

Y es que nosotros, como Serviu, estábamos más lejos de la coyuntura y del día a día, debido a que nuestro foco está puesto en la concreción de nuevas obras, tales como la edificación de viviendas, la entrega de subsidios habitacionales, subsidios para la ampliación de viviendas o de aislación térmica, entre otros. La construcción de parques y ciclovías, la recuperación de barrios y la rehabilitación de espacios públicos, todas acciones que beneficiarán a familias de toda la región.

Somos claros en asegurar que hoy somos responsables de todas esas nuevas vías – calles y veredas – que acompañan a las más de mil viviendas que entre 2016 y 2017 entregamos y entregaremos, procurando que tengan un estándar de calidad que vaya acorde a las características de las viviendas, que gracias a la normativa, están entre las de mejor calidad del país.

Hoy, según el instructivo, el Plan de Conservación de Vías Urbanas “permite que cada municipio ejecute directamente su proyecto de Conservación de calles”, para lo cual se les solicita que presenten un proyecto anual de conservación de calles y los recursos están disponibles, ya que son entregados por el Gobierno Regional, a través de capitales del F.N.D.R.

La mantención y conservación debe ser una labor constante, que implica anticiparse y evitar que los “eventos” sean ya irreversibles, ya que la vida útil de una pavimentación que hoy implica altos estándares de calidad, va de la mano con un proceso de mantenimiento constante.

En ese sentido, como Serviu, estamos disponibles para colaborar con los municipios más lejanos y que no cuentan con personal especializado en esta área, para elaborar proyectos específicos de mantención y conservación de calles y veredas, siempre con un espíritu colaborativo que beneficie a las comunidades de la Región.

Estos son elementos que se hacen necesarios difundir, para que la ciudadanía esté bien informada, porque entendemos la molestia de cientos de personas que nos encaran día a día y no podemos sino empatizar con esa demanda.