2 Mayo 2014

RUGEN LOS MOTORES EN LAS NOCHES DE COYHAIQUE

foto perf...
FERNANDO PÉREZ GALLEGOS
Profesor

Inevitablemente el ciudadano común , quien lleva su vida cotidianamente en paz y tranquilidad junto a su familia y espera que en la sociedad que está inserto le brinde garantía de seguridad y buen vivir, no puede dejar de lado manifestar su inquietud y malestar de situaciones que cotidianamente alteran su buen vivir y que lamentablemente se repiten día a día. Son muchas las situaciones que podríamos mencionar y que afectan al tranquilidad del ciudadano, pero, no es menos atendible dedicarse a un tema en común, a propósito de la reunión sostenida por el Senador Patricio Walker con la organización de  Club Automovilístico Clandestino de Coyhaique.

A todas luces , es una acción positiva apoyar a interesados en un deporte que es reconocido por la sociedad , del interés de muchos adeptos y que está inserto en la necesidad de muchas personas redituando lo que fue históricamente el deporte tuerca en Chile. Debemos reconocer que cualquier actividad deportiva , en particular de esta índole , en que para diferenciarse del común , necesariamente deben potenciar sus equipos para efectos de competición.- Sin embargo, considerando los diferentes estímulos de competencias y demostración de capacidad de los simpatizantes en el deporte tuerca, vemos  y sufrimos lamentablemente de situaciones que afectan a la  tranquilidad y seguridad de los ciudadanos con conductores que buscan la oscuridad de la noche para demostrar sus capacidades de potencia y velocidad de sus máquinas. El ruido y la fuerza no hace distingo de autoridades o el poblador común, todos lo sufrimos noche a noche la fuerza de los motores y velocidad con el consiguiente riesgo previsible.- Por lo tanto , se hace imprescindible llamar a ejercer la autoridad y aplicar la ley y control necesario para la tranquilidad de los ciudadanos a quienes haciendo uso inescrupuloso de máquinas sobre dotadas en sus  diseños originales y que recorren en las noches como pistas de carrera por las calles de Coyhaique y que son potenciales generadores de accidentes y daños a la propiedad pública, privada , y la vida humana.

Pero también a su vez se debe apoyar a quienes responsablemente hacen de la actividad automotriz una actividad seria y con respaldo técnico y legal , para que sea un deporte reglamentado, seguro y que no afecte la seguridad de las personas ni de quienes lo practican.

En consecuencia, la labor del Senador Walker en su participación y apoyo con el  Club Automovilístico Clandestino de Coyhaique, debería tener también su giro a la otra situación que percibimos los coyhaiquinos  noche a noche con los motores rugiendo a alta velocidad por las calles de nuestra ciudad y exigir mayor control a través de las autoridades designadas a las instituciones que les corresponda velar por la tranquilidad de los habitantes de la capital de la región de Aysén.- No basta, apoyar un sector de la actividad deportiva, sino que también , dar señales de caución y preocupación de una situación repetitiva que afecta a la comunidad Coyhaiquina.